Alimentación y nutrición: Diferencias y su relación con el dolor

Alimentación y nutrición: Diferencias y su relación con el dolor

La alimentación es un proceso clave para la vida. Aportar alimentos es imprescindible ya que es la forma de recibir todos los nutrientes necesarios para que el cuerpo funcione de forma normal. Y al hablar de alimentación tenemos dos conceptos que muchas veces se usan de forma errónea como sinónimos, aunque tiene significados que si bien son complementarios resultan muy distintos. Me refiero a alimentación y nutrición, que además son de de gran importancia a la hora de trabajar con personas que presentan dolor crónico.

Qué es alimentación

Los alimentos son las sustancias o productos que obtenemos del exterior, tanto del reino vegetal como animal, y que aportan componentes que requerimos para que el organismo pueda llevar a cabo los diversos procesos que caracterizan la vida.

La alimentación consiste entonces en el proceso de consumir estas sustancias, que vienen a ser los nutrientes.

 

Qué es nutrición

La nutrición ocurre a un nivel más bien microscópico. En este proceso los nutrientes contenidos en los alimentos son asimilados, transportados y utilizados en diversos procesos bioquímicos que conocemos como metabolismo.

Los diversos nutrientes cumplen grandes funciones entre las que destacan la producción de energía, la creación y reparación de tejidos, el transporte de sustancias, la activación y aceleración de reacciones químicas, el almacenamiento y las acciones de defensa.

 

Diferencias entre alimentación y nutrición

Partiendo de la definición de alimento y nutriente podemos entonces comprender que la alimentación es un proceso en el que la clave es el suministro o ingesta de una determinada sustancia. La nutrición por su parte, es un aspecto más complejo. Se basa en la incorporación de los nutrientes contenidos en los alimentos al organismo. Vendría a ser algo así como hacer que el alimento cumpla su objetivo.

La alimentación depende de factores como los hábitos del individuo y la disponibilidad o el acceso a los alimentos.  Es un acto consciente en el que intervienen factores como los gustos o preferencias.

La nutrición por su parte es un proceso que depende de factores intrínsecos de cada individuo y puede verse afectada por trastornos de la salud.  Especialmente por las distintas fallas del metabolismo relacionadas con enfermedades genéticas en las que hay dificultades para procesar algunos nutrientes por fenómenos como la falta de una determinada enzima (proteína necesaria para que se realice una función del metabolismo), como es el caso de la enfermedad celíaca y la fenilcetonuria, entre muchas otras.

 

Existen varios tipos de nutrientes

Los alimentos aportan sustancias variadas desde el punto de vista de su composición. Estas sustancias pertenecen a diversos grupos que tienen funciones similares en el organismo.  Estos grupos son los siguientes:

Carbohidratos ó hidratos de carbono

Los carbohidratos corresponden a el mayor porcentaje de los nutrientes ingeridos en una alimentación habitual. Existen varios tipos de carbohidratos, una de las principales formas de clasificarlos es en función de la longitud de sus moléculas. Estos nutrientes constituyen la principal fuente de energía, especialmente para tejidos como el músculo y el cerebro. Su principal representante es la glucosa, que se transporta en la sangre de este donde que es tomada por los diversos tejidos, los excesos de glucosa se acumulan en el hígado en forma de una reserva energética llamada glucógeno.

Proteínas

Las proteínas son moléculas formadas por la unión de varios aminoácidos. Este tipo de nutrientes en el que se relaciona con el mayor número de funciones. Las proteínas son parte importante de los músculos, los tejidos que le dan formal y sostén al cuerpo, las enzimas relacionadas con la activación de los diversos procesos del metabolismo, las funciones de señalización de las células, sustancias necesarias para los procesos de defensa y replicación del ADN entre muchas otras.

Lípidos o grasas 

Los lípidos son un tipo de nutrientes que se caracteriza por brindar un alto aporte energético. El organismo es capaz de asimilar y acumular las grasas con la finalidad que tener una fuente de energía a la que echar mano cuando se agota la glucosa en sangre y el glucógeno en el hígado. Los lípidos tienen importantes funciones al ser la base a partir de la cual se producen las diversas membranas que recubren a las células del cuerpo, así como moléculas clave para la vida como es el caso de las hormonas.

 

Hablemos de buena alimentación y no que buena nutrición

Para que nuestro organismo pueda contar con todos los nutrientes que requiere para su adecuado funcionamiento es necesario tener una buena alimentación. Esto parte de tener pues los hábitos alimenticios.

De esta manera desde el punto de vista de la promoción de la salud, debemos referirnos a la diversa intervenciones y recomendaciones que ayuden a que las personas conozcan cuáles son los hábitos saludables a la hora de alimentarse y además cómo hacerlo de forma correcta. La nutrición es algo que vendrá como consecuencia.

 

Una buena alimentación es importante no solo para prevenir sino también para corregir varios problemas de salud

Muchas enfermedades se relacionan con factores como carencias de vitaminas, minerales o bien el excesos de algunas sustancias.

En el caso del dolor, los excesos en un tipo de nutriente conocido como purinas, aumenta los niveles de ácido úrico en la sangre y por ende facilita de aparición de crisis dolorosas en las articulaciones que se conocen como gota.

Los excesos de calcio debidos al consumo de grandes cantidades de productos lácteos como los quesos, favorecen la aparición de cálculos renales de oxalato de calcio que son la causa de uno de los dolores más intensos que puede experimentar una persona, este se conoce como cólico nefrítico y se relaciona con la expulsión de los cálculos renales a través del sistema urinario.

¿Te ha sido de utilidad este artículo?
[Total: 1 Average: 5]

Deja un comentario

Compartir
+1
Twittear