Dolor oncológico, el dolor que acompaña al cáncer

El cáncer es una enfermedad cada vez más común en nuestros tiempos.  Hablar de cáncer cáncer trae a la mente muchas cosas, en especial un temor muy importante al dolor que lo acompaña, conocido como dolor oncológico. Si bien el dolor puede estar presente en las personas con cáncer, este es un temor que yo misma tuve la oportunidad de superar gracias a una experiencia personal.

Dolor neuropático, el dolor en su máxima expresión

  Uno de los tipos de dolor de mayor complejidad, intensidad y dificultad para el tratamiento es el dolor neuropático  Se trata de un dolor debido a la lesión de estructuras del sistema nervioso involucradas en la transmisión de las señales dolorosas.  Este tipo de dolor no responde a los analgésicos comunes, su tratamiento se basa en el uso de medicamentos que cambian la química cerebral, principalmente los neuromoduladores y los antidepresivos.  Muchas personas con este tipo de dolor no […]

Dolor nociceptivo, un importante mecanismo protector

Dentro de la amplia clasificación del dolor nos encontramos con el dolor nociceptivo.  Es un tipo muy común de dolor, ya que es aquel que se origina por estímulos dañinos originados tanto en la superficie del cuerpo (dolor somático) como en su interior (dolor visceral).  El conocimiento de los mecanismos de este tipo de dolor es de gran utilidad para comprender mejor por qué sentimos dolor y adoptar medidas para prevenir su aparición.

Dolor crónico, cuando el dolor pasa de síntoma a enfermedad

Se habla de dolor crónico cuando la sensación dolorosa se prolonga por más de 6 meses. Si bien la duración en el tiempo es su definición, el dolor crónico tiene cualidades propias que lo llevan a pasar de ser un síntoma a convertirse en una enfermedad. Saber reconocerlo a tiempo es clave para iniciar el tratamiento de forma oportuna y evitar la perturbación de la calidad de vida que invariablemente sufren quienes lo padecen.

Dolor agudo, recomendaciones para su adecuado manejo y tratamiento

Existen muchas formas de clasificar el dolor, la principal es en función de su duración.  Cuando el dolor dura menos de seis meses y desaparece por completo tras la causa que le dio origen se denomina dolor agudo.  El correcto tratamiento de este dolor es la mejor forma de evitar que el dolor permanezca pasando a ser un dolor crónico, por esta razón es importante seguir las recomendaciones para su adecuado manejo y tratamiento.