Dolor en el cuello, A qué de debe y como evitarlo

Dolor en el cuello, A qué de debe y como evitarlo

El dolor en el cuello es una molestia muy común. La vida sedentaria, la falta de ejercicios, las malas posturas y los esfuerzos físicos excesivos atentan contra la salud de la columna, en especial de la columna cervical.  La higiene postural y la ergonomía nos enseñan a llevar a cabo nuestras actividades diarias adoptando posturas distintas con la finalidad de evitar posibles lesiones.

La columna vertebral permite un amplio rango de movimientos de nuestro cuello y espalda. Muchos de ellos son llevados a cabo de forma casi inconsciente, hasta que algún tipo de dolor en esta localización limita la normal actividad haciéndonos ver cuan importante es esta estructura para nuestra vida diaria.

La columna vertebral esta formada por 33 huesos, llamados vértebras, divididos en cinco segmentos. Las primeras siete vértebras conforman la columna cervical.  Entre las vértebras se ubican unas estructuras blandas en forma de anillos conocidos como discos intervertebrales, que actúan como un amortiguador que facilita los movimientos.

Por ser la columna cervical una de las partes más movibles de la columna vertebral, tiene  grandes probabilidades de desgastarse y sufrir lesiones.  Aunado a esto las malas posturas condicionan que los discos se sometan a una carga deformante debida a la presión adicional, lo cual conlleva a que tiendan a desplazarse de su normal localización dando origen a las hernias discales.

 Dolor en el cuello: ¿Cuál es su origen?

En la gran mayoría de los casos, en especial en adolescentes y adultos jóvenes, el dolor en el cuello se asocia con la ejecución de actividades en las que se requiere esfuerzo o  bien se llevan a cabo con malas posturas.  La exposición a estos factores a lo largo de nuestra vida lleva a un deterioro progresivo de la normal anatomía que abre paso a la aparición de la enfermedad degenerativa más frecuente del ser humano conocida como artrosis u osteoartritis.

Los malos hábitos posturales y los esfuerzos producen tensión y contractura en los músculos que traccionan las vertebras llevando a que con el tiempo aparezcan microtraumatismos que inicialmente suelen ser asintomáticos.  Con el paso del tiempo se van presentando molestias de tipo tensión y contractura muscular, limitación para mover el cuello hacia los lados, sensaciones tipo calambres, corrientazos hacia los brazos y manos.

Una de las molestias más características que se presenta cuando ya hay desgaste del cartílago es el traquido articular.  Este es percibido como una sensación de ruido o de arena a nivel del cuello con los movimientos.  Los vasos sanguíneos que se dirigen a la cabeza también son afectados por las lesiones de la columna cervical.  Esto explica por que se presentan síntomas como mareos, vértigos, cansancio mental y embotamiento cuando existen problemas en la columna cervical.

Malas posturas que pueden originar dolor en el cuello

Dado que la columna cervical es la parte más móvil de la columna vertebral, presenta grandes posibilidades de desgaste, en especial si se somete a posturas inadecuadas sostenidas por períodos de tiempo prolongados.  Esto suele ocurrir con frecuencia en los siguientes casos:

  • Trabajo con computador.  Puede condicionar un esfuerzo de flexión o extensión del cuello de acuerdo con a altura a la que se encuentre el monitor.  Lo ideal es que el borde superior de la pantalla quede a la altura de la vista.
  • Trabajo con la vista fija en documentos que se tienen sobre el escritorio. Esto produce un esfuerzo sostenido en flexión del cuello. Si debe trabajar transcribiendo documentos es recomendable el uso de un atril. Esto permite mantener los papeles más cerca de los ojos y en un ángulo que facilita reducir la flexión del cuello.
  • Uso del teclado.  Si no se usa un soporte adecuado para apoyar los brazos se genera tensión en los hombros y la parte alta de la espalda.  Esto ocurre también cuando la silla no posee apoyabrazos.
  • Silla de altura fija.  El asiento debe tener altura ajustable, con posibilidad de inclinar el respaldar hacia delante y hacia atrás.  Es recomendable que disponga de apoyabrazos.
  • Actividades domésticas en la que se mantiene la cabeza hacia atrás. Como tender ropa, limpiar vidrios y gabinetes altos.
  • Actividades en las que se mantenga el cuello en flexión.  Como leer y ver televisión en la cama con varias almohadas bajo la cabeza. Esta posición es común también al usar el teléfono móvil o los dispositivos tipo tablet, así como al efectuar manualidades.

 Como evitar el dolor en el cuello por una mala postura

La mejor estrategia para prevenir el dolor en el cuello cuando se debe efectuar una tarea que amerite una postura sostenida es hacer pequeñas interrupciones conocidas como pausas activas.

Las pausas activas como lo indica su nombre son pequeños descansos que deben hacerse cada cierto tiempo.  Preferiblemente cada dos horas.  Durante estas pausas hay que interrumpir la actividad que se está ejecutando, cambiar la postura y hacer algunos estiramientos.

Si esta trabajando sentado, aproveche para ponerse de pie y estirar un poco las piernas lo que además estimulara su circulación evitando que aparezca hinchazón en los tobillos.

 

¿Te ha sido de utilidad este artículo?
[Total: 1 Average: 5]