El colesterol elevado puede ocasionar dolor

Un nivel de colesterol elevado en la sangre, además de todos los efectos adversos cardiovasculares ya conocidos, pueden asociarse con la aparición de un tipo muy particular de dolor, el dolor por isquemia que es debido en la falta de aporte de oxígeno a los tejidos.

El Colesterol presente en el organismo proviene de dos fuentes.  Una parte se obtiene a partir de las grasas ingeridas con los alimentos que consumimos diariamente, mientras que otra se origina en el propio organismo, ya que se produce en el hígado.

El colesterol es visto siempre como algo malo. Sin embargo, es un tipo de lípido o grasa que cumple una serie de funciones de gran importancia para el organismo. Es el principal constituyente de las membranas de las células y constituye además el precursor a partir de la cual se producen varias hormonas.

El problema se encuentra en los excesos.  Cuando se tienen niveles de colesterol elevado por encima de los parámetros considerados como normales pasa a convertirse en un factor de riesgo para el desarrollo de enfermedades cardíacas, principalmente la arterioesclerosis.

 

Funciones del colesterol en el organismo

Esta grasa es imprescindible para la formación de las membranas plasmáticas de todas las células del cuerpo. En especial las membranas que revisten las prolongaciones de las neuronas a nivel del sistema nervioso. Esto último es imprescindible para permitir que ocurra la transmisión de los impulsos nerviosos.

El colesterol también es el precursor a partir del cual se producen varias sustancias en el organismo como es el caso de hormonas. Es un componente de la bilis producida en el hígado, que es necesaria para poder digerir las grasas a nivel intestinal.  Contribuye también a la producción de la vitamina D, imprescindible en el proceso de calcificación de los huesos.

 

Tipos de colesterol

Siempre se habla de dos tipos principales de colesterol, el bueno y el malo. Tanto el colesterol absorbido como el producido en el organismo deben ser transportados en la sangre para su utilización o su almacenamiento.  Para ello es necesario la presencia de unas sustancias conocidas como lipoproteínas, estas son de tres tipos: HDL, LDL y VLDL.

La LDL, conocida como colesterol malo, es la Lipoproteína de baja densidad, ella transporta el colesterol hacia los tejidos para su utilización.  Cuando existe un nivel de colesterol elevado,  ésta grasa se deposita en las paredes de las arterias causando su obstrucción.  Esto es lo que se conoce como arterioesclerosis y es la causante de enfermedades cardíacas como los infartos y los accidentes cerebrovasculares.

El colesterol bueno ó HDL interviene en la movilización del colesterol desde las arterias hacia el hígado para que sea eliminado hacia el intestino en la bilis.  Este proceso es beneficioso para el organismo, razón por la que las HDL son llamadas colesterol bueno.

La otra fracción de colesterol corresponde a la VLDL .  Esta se relacionan con los niveles de otro tipo de lípidos conocidos como triglicéridos.  Estas grasas se producen a partir de los excesos de carbohidratos aportados en la dieta,  como las harinas y azúcares.

 

En qué casos se considera el colesterol elevado

Los niveles normales de colesterol varían según se trate del colesterol total o de las otras formas de colesterol.  Los rangos deseables se indican a continuación, por encima de estos valores se considera que hay un colesterol elevado.

  • Colesterol total:   Menor o igual a 200 mg/dL
  • LDL colesterol:     Menor de 130 mg/dL
  • HDL colesterol:    De  40 a 60 mg/dL
  • VLDL coltesterol:  De 2 a 30 mg/dL

 

Relación entre colesterol y dolor

Tener el colesterol elevado, en especial cuando se eleva el colesterol malo ó LDL, hace que se produzca su depósito en la pared de las arterias.  Esto origina la enfermedad conocida como arterioesclerosis, que obstruye el flujo de sangre a través de las mismas. Esta disminución del diámetro de la luz o parte permeable del interior de la arteria, hace que se vea limitada la cantidad de sangre que puede fluir a través de ella,  lo que lleva a la insuficiencia en la oxigenación de los tejidos.

Cuando aumenta el consumo de oxigeno por parte de los tejidos las arterias obstruidas no son capaces de aportar la nueva demanda.  Esta situación ocurre principalmente en condiciones como el movimiento y el ejercicio.  En estas condiciones ocurre un estado conocido como hipoxia que lleva a la aparición de un dolor muy característico.

El dolor por hipoxia es característico de las anginas cardíacas.  Se trata de estados conocidos popularmente como preinfartos, por lo que ocurren más comúnmente en el pecho. También puede presentarse en las manos o las piernas, especialmente en personas fumadoras o diabéticas.

Este tipo de dolor se presenta con la actividad física o con los esfuerzos. Es descrito como un dolor opresivo, la persona tiene la sensación de que le están apretando muy fuertemente.  Es un dolor muy intenso que puede acompañarse por vómitos.

La molestia puede mejorar si se suspende la actividad física y se entra en reposo.  En el caso de personas con obstrucción arterial de las piernas el dolor alivia al dejarlas colgando hacia abajo.

Deja un comentario