Espondilitis anquilosante, un trastorno que puede fusionar tu columna

Una causa de dolor lumbar en hombres jóvenes, no relacionado con la actividad física ni con las malas posturas, es la espondilitis anquilosante.  Se trata de una enfermedad reumática que inflama estructuras como la columna vertebral haciendo que quien la padezca sufra de fuertes dolores que son mas intensos por la noches que se acompañan por pérdida de la flexibilidad para ejecutar los movimientos del tronco.

La espondilitis anquilosante es una enfermedad reumática que produce inflamación en la zona en la que los tendones se insertan en los huesos, lo que con mayor frecuencia ocurre cerca de las articulaciones.  Este fenómeno se conoce como entesitis.  Tiene una mayor afinidad por estas uniones en la columna vertebral, sin embargo puede presentarse en cualquier articulación. Afecta con mayor frecuencia a los hombres jóvenes.  Se inicia entre los 30 y los 40 años.  Su principal manifestación es el dolor lumbar.

Este trastorno afecta la articulación del hueso sacro con el hueso de la pelvis (articulación sacroilíaca) así como a las articulaciones entre las vertebras de la columna vertebral.  En la medida que progresa la inflamación lleva a que las vértebras se vayan fusionando entre si limitando la capacidad de movimiento.

 

 

Diferencias entre espondilitis anquilosante y el dolor lumbar por otras causas

El dolor se inicia en la zona de las caderas, puede irradiar a los glúteos y a la parte de atrás del muslo.  A partir de allí va ascendiendo afectando progresivamente a la columna lumbar.

Esta enfermedad es un trastorno reumático inflamatorio, por ello el dolor se agrava con el reposo y la inactividad física, especialmente por la noche.  En la mañana hay rigidez que limita el movimiento.  Tanto el dolor como la rigidez mejoran con el paso del día en relación con la ejecución de actividad física.

Algo característico de la espondilitis anquilosante es que quien la padece se despierta en medio de la noche con dolor, este se alivia  al levantarse de la cama y caminar o moverse un rato

El dolor lumbar por esfuerzos posturales o por contractura muscular tiene otro patrón. Es un dolor que se inicia con los movimientos y alivia con el reposo, no afecta al sueño y no se acompaña por rigidez. El dolor por lumbago se presenta de forma episódica tras la adopción de malas posturas.

La espondilitis anquilosante es una enfermedad hereditaria

La espondilitis anquilosante es un trastorno que se manifiesta con mayor frecuencia en familiares de personas afectadas por la enfermedad.  Esto es debido a que su aparición se relaciona con la expresión de una proteína en la superficie de los glóbulos blancos que se conoce como antígeno HLA B27. Sin embargo, no todas las personas que tienen esta proteína sufren la enfermedad. Este fenómeno hace que se reaccione de forma anormal frente a algunos microorganismos activando de forma errónea al sistema inmunológico que comienza a atacar al propio organismo.

El antigeno HLA B27 puede ser identificado mediante la realización de exámenes de sangre.

Progreso de la espondilitis anquilosante

La espondilitis anquilosante es una enfermedad progresiva, tras su inicio va avanzando originando inflamación de las articulaciones afectadas. Cuando no es tratada adecuadamente, la inflamación lleva a la fusión de las articulaciones lo que produce franca limitación para los movimientos e incluso la deformidad de la espalda que tiende a encorvarse. Al igual que otras enfermedades reumáticas, la espondilitis anquilosante se acompaña por manifestaciones fuera de las articulaciones, principalmente la inflamación de una de las capas de ojo, haciendo que haya enrojecimiento ocular en estos pacientes.

En sus fases avanzadas lleva a que ocurra la limitación para ejecutar los movimientos por la pérdida de la flexibilidad de la columna. También puede afectar a otras zonas del cuerpo como los hombros, codos dedos de las manos, las rodillas y los tobillos. A este nivel produce dolor y limitación para el movimiento.

Otro punto de afección es la unión de las costillas con el hueso esternón.  En este caso puede ocurrir limitación para la expansión del tórax cada vez que ocurre la inspiración, lo que limita la respiración y puede ocasionar limitación de la capacidad para llevar a cabo la actividad física.

Por suerte estas formas graves de la enfermedad son poco comunes.  Cuando el tratamiento se inicia y se mantiene de forma adecuada el paciente tiene una vida completamente normal y no llega a desarrollar limitaciones.

Tratamiento de la espondilitis anquilosante

Este trastorno es tratado con la combinación de fármacos y terapias. Los medicamentos empleados inicialmente son los analgésicos del tipo AINE (anti inflamatorios no esteroideos).  En la medida que progresa la enfermedad y en el caso de brotes se pueden emplear medicamentos del tipo antirreumático, principalmente el metotrexate y la sulfasalazina, hoy en día se han incorporado los medicamentos llamados biológicos con buenos resultados en estos pacientes.

Las terapias locales como las infiltraciones son de ayuda para aliviar el dolor y la inflamación localizada.  Se pueden aplicar tecnicas como la terapia neural y las infilitraciones con esteroides locales en lops casos severos.

Las terapias físicas como la fisioterapia ayudan a disminuir la rigidez, mantener los rangos de movimientos y aumentar la capacidad respiratoria.  Las personas que padecen espondilitis anquilosante deben realizar fisioterapia de forma permanente.

 

Recomendaciones que te ayudaran a mantener una buena calidad de vida

 

Existen algunos cambios con son de gran ayuda para disminuir la inflamación y evitar la aparición de limitaciones, estos incluyen:

  • Mantener el peso corporal.  El sobrepeso y la obesidad agregaran mas lesiones a tu espalda.
  • Lleva a cabo una rutina de estiramientos de columna de forma permanente.
  • Complementa la fisioterapia con la natación, es el mejor ejercicio para tu espalda.
  • Evita la actividad física que se acompañe por impacto, como correr, jugar baloncesto, spinning y actividades en las que haya baile.
  • Procura adoptar buenas posturas para trabajar y llevar a cabo las diversas actividades diarias. Evita las actividades laborales que te obliguen a permanecer todo el día en una misma posición.
  • Evitar fumar, esto traerá mas problemas respiratorios.
  • Cuida tu alimentación, prefiere los alimentos ricos en aceites del tipo omega 3, que ayudan a desinflamar las articulaciones.
  • Adopta posturas adecuadas para dormir y procura usar un colchón firme.
  • Te ayudara darte una ducha caliente al levantarte, esto te ayudara a aliviar el dolor y disminuir la rigidez para poder iniciar el día.
  • Visita a un reumatólogo, es el médico indicado para evaluarte y decidir cual es el mejor tratamiento en tu caso particular.

 

Te invito a visualizar este video en donde se habla a profundidad de la Espondilitis Anquilosante y se brindan consejos de higiene postural que te serán de gran ayuda si padeces esta enfermedad.

 

Deja un comentario