Lesión de Meniscos: ¿Fisioterapia o cirugía?

Lesión de Meniscos: ¿Fisioterapia o cirugía?

El tratamiento de la lesión de meniscos ha sido por mucho tiempo la cirugía.  Con el paso del tiempo se ha visto que esta técnica favorece el desarrollo de artrosis por lo que cada día hay más partidarios del tratamiento conservador con fisioterapia.

Una de las principales causas de dolor en las rodillas es la lesión de meniscos.  Se trata de dos estructuras blandas con forma de semiluna ubicadas en cada rodilla.  Están constituidas por cartílago y son los principales amortiguadores del impacto de esta articulación.

Con frecuencia estas lesiones son tratadas con cirugía.  Sin embargo, estudios recientes muestran que la fisioterapia puede ser tan efectiva como la cirugía, asociándose además con un menor riesgo de desarrollar lesiones futuras.

 

¿Por qué se lesionan los meniscos?

Los meniscos cumplen una importante función amortiguadora.  Al producirse algún tipo de impacto, estos cartílagos absorben las fuerzas por su capacidad de deformarse, evitando que lo hagan estructuras rígidas como los huesos, protegiéndolos así de lesiones.

Cuando el impacto ocurre de forma repetida va causando pequeños daños en el cartílago de los meniscos.  Con el tiempo estas microlesiones llevan a que hayan desgarros o rupturas que producirán molestias como dolor, traquido e incluso bloqueo de la articulación con los movimientos.

Las principales fuentes de impacto son las actividades deportivas.  Deportes y ejercicios en los que se incluyan actividades como el salto son causas frecuentes de lesión de meniscos. Principalmente el basquetbol, atletismo e incluso el fútbol. En especial si se realizan en condiciones no adecuadas, como en superficies duras como el piso de pavimento, o usando un calzado que no sea capaz de amortiguar el impacto.

La actividad deportiva que con mayor frecuencia lesiona los meniscos es el fútbol

En ocasiones el menisco puede desgarrarse de forma súbita.  Esto ocurre en los movimientos bruscos para cambiar de posición en los que se gira el tronco manteniendo los pies apoyados en el piso. Estos movimientos son muy comunes en el fútbol y en el esquí.

Otra causa muy común de lesiones de la rodilla es el sobrepeso y la obesidad. Tener un exceso de peso origina una carga excesiva de las rodillas.  Al principio se lesionan los cartílagos y las superficies de los huesos. En la medida que la rodilla se deteriora se presentan las deformidades que son de dos tipos principales: Genu varo en donde las piernas se arquean o Genu valgo en donde al colocar las rodillas juntas se forma una separación entre los tobillos.

 

Cómo reconocer una lesión de meniscos

Los meniscos se lesionan principalmente por caídas y traumas directos en las rodillas..En el caso de personas con Artrosis se lesionan como consecuencia de la degeneración del cartílago de la articulación.

la lesión de los meniscos se acompaña por una serie de síntomas que incluyen dolor y aumento de volumen de la rodilla afectada, sensibilidad en la interlinea articular que es el espacio entre los huesos fémur y tibia, así como traquido durante los movimientos.

Otra manifestación importante de la lesión de meniscos es el bloqueo de la articulación durante los movimientos. En estos casos la persona va a realizar un movimiento, por ejemplo levantarse y de forma súbita queda paralizado. Esto es debido a la ruptura del menisco con la presencia de fragmentos libres dentro de la articulación, que se ubican entre los huesos.  Es algo así como si se colocara un objeto en un engranaje en movimiento, bloqueandolo.

Cada rodilla tiene dos meniscos, uno interno y otro externo.  Es posible que se lesiones solo uno o ambos meniscos de la misma rodilla.  También es posible que se lesionen los meniscos de ambas rodillas.

 

Tratamiento conservador de la lesión de meniscos

Ante una lesión de meniscos el primer abordaje debe ser conservador, es decir, la aplicación de tratamiento destinado a disminuir la inflamación y el dolor.

La medicación oral con analgésicos y anti inflamatorios se complementa con un programa de fisioterapia que puede durar hasta 6 semanas.  El tratamiento rehabilitador incluye medidas como la aplicación de medios físicos como el calor, frío, electricidad, ultrasonido y el masaje terapéutico.  Una vez controlado el dolor se inician actividades dirigidas a fortalecer la musculatura regional y recuperar los rangos de movimiento de la rodilla.

Estos tratamientos pueden complementarse con terapias como las infiltraciones que buscan lograr un mayor alivio del dolor, así como con tratamientos dirigidos a reparar la lesión del tejido como la aplicación de factores de crecimiento derivados de plaquetas (plasma rico en plaquetas).

 

Tratamiento quirúrgico de la lesión de meniscos

El manejo quirúrgico de las lesiones de meniscos se basa en un procedimiento conocido como artroscopia.  Esta cirugía se lleva a cabo para retirar los fragmentos de meniscos libres en la articulación o incluso la remoción del menisco cuando el cirujano lo considera pertinente.  Esto último aumenta el riesgo de desarrollar artrosis ya que se pierde el efecto amortiguador del menisco lo que favorece la lesión del cartílago articular.

El tratamiento con cirugía suele llevarse a cabo en lesiones importantes, ante rupturas totales del menisco o en el caso de atletas y deportistas.  Sin embargo, un estudio reciente llevado a cabo en el Hospital Brigham afiliado a la Universidad de Harvard (estudio MeTeOR: Meniscal Tear in Osteoarthritis Research)  muestran que al cabo de 6 meses a un año no hay diferencias en cuanto al dolor y la funcionalidad de la rodilla en personas que fueron tratadas con fisioterapia con aquellas tratadas con cirugía.

 

¿Te ha sido de utilidad este artículo?
[Total: 2 Average: 3]

Deja un comentario

Compartir
Twittear
+1