Neuralgia del Trigémino ¿Qué es y cómo se trata este molesto dolor?

La neuralgia del trigémino es un trastorno que se caracteriza por producir dolor en la cara que puede ubicarse en la región de la frente, a nivel de la mejilla o en la mandíbula.  Este dolor muchas veces se confunde con un dolor en los dientes y no es raro que quien lo padece se someta a algún tratamiento odontológico antes de conocer que su problema se encuentra en un nervio de la cara. 

Se manifiesta en forma de descargas o tics dolorosos faciales que pueden durar desde varios segundos a un par de minutos, presentándose de forma repetida.

Se trata de un dolor realmente intenso que llega a ser incapacitante para quien lo padece. Es debido a la lesión de un nervio del rostro llamado trigémino.

¿Qué es el nervio trigémino?

El nervio trigémino es un nervio que se origina dentro del cráneo a nivel del tallo cerebral, una estructura ubicada en la base del cerebro.

Territorios de inervación de cada rama

Es el nervio más largo de la cabeza y constituye el quinto par craneal. Existen dos nervios trigéminos, uno para cada la do de la cara.

Una vez que emerge del cráneo, el trigémino se divide en tres ramas, la rama superior u oftálmica permite la sensibilidad de la frente y tejidos alrededor de los ojos, la rama media o maxilar superior inerva los pómulos, la parte externa de la nariz, así como la encía y dentadura superior y la rama maxilar inferior responsable de la sensibilidad de la mandíbula, encías y dentadura inferior.

Como se ve, el nervio trigémino es responsable de la sensibilidad facial, aunque también se encuentra relacionado con la función de los músculos responsables de la masticación.

Síntomas que acompañan a la lesión del nervio trigémino

La neuralgia del trigémino ocurre de forma unilateral, es decir, afecta a un solo lado de la cara. Puede abarcar una o más ramas del nervio.

El dolor facial intenso producido por esta afección se presenta en forma de crisis llamadas paroxismos o tics dolorosos.  Estos pueden durar desde algunos segundos a pocos minutos.

Las crisis dolorosas se caracterizan por un dolor súbito muy intenso y paralizante que puede ser percibido como una punzada o una sensación de ardor o quemazón.  Estas molestias se distribuyen en el trayecto de la rama del nervio trigémino afectada, pudiendo ocurrir a nivel de la frente, en los pómulos y parte media de la cara, así como en la mandíbula.

Las crisis dolorosas por lo general ocurren tras algún estímulo al nervio que puede presentarse al hablar, masticar, cepillarse los dientes, lavarse la cara, afeitarse o al aplicar algún cosmético.  Es común que existan algunos puntos que actúan como gatillo que desencadenan el dolor una vez que son estimulados. 

Esta molestia puede repetirse varias veces en el día, pero por suerte respeta el sueño y no suele ocurrir durante la noche. Las crisis pueden presentarse de forma regular por varios días alternando con periodos de tiempo sin dolor.

Causas y desencadenantes de la neuralgia facial

La Neuralgia del Trigémino es debida a la lesión del nervio responsable de la sensibilidad de la cara, conocido como Nervio Trigémino, la cual puede ocurrir en cualquier parte de su trayecto.

Este trastorno puede relacionarse con traumatismos, infartos del sistema nervioso, compresión por tumores o infecciones.  En ocasiones se relaciona con pequeñas dilataciones (aneurismas) de las arterias cerebrales próximas al nervio, lo cual causa su irritación desencadenando los síntomas.

En un gran número de casos es difícil establecer cuál es su causa. En ellos se habla de neuralgia del trigémino idiopática (sin causa conocida).

¿Quiénes se ven más afectados por este tipo de dolor en la cara?

Este tipo de neuralgia o dolor facial es un trastorno que se presenta en la edad adulta.  Es más frecuente en las mujeres que en los hombres, con una proporción 1,5 a 1.

Se estima que existen de 4 a 10 casos por cada 100.000 habitantes. Las personas que padecen enfermedades neurológicas como la esclerosis múltiple tienen 20 veces más riesgo de desarrollar dolor por lesión del nervio trigémino que la población general.

Cómo se hace el diagnóstico de la neuralgia del trigémino

El dolor en el rostro relacionado con la afectación del nervio trigémino es muy característico, por lo que este diagnóstico se sustenta en la descripción del dolor que narra el paciente. Se corrobora si durante el examen se presentan tics dolorosos tras palpar el rostro.

Como parte de la evaluación de estos pacientes es de utilidad practicar estudios como la resonancia magnética.

Este estudio permite obtener imágenes que pueden confirmar si el nervio se encuentra afectado por alguna lesión como aneurismas, tumores o procesos infecciosos.

Cuál es el tratamiento de la neuralgia del trigémino

El tratamiento de la neuralgia del trigémino es de dos tipos: tratamiento con fármacos y tratamiento con cirugía.

Medicamentos usados para tratar la neuralgia del trigémino

Los medicamentos empleados para tratar esta afección son los medicamentos llamados anticonvulsivantes.  Son fármacos que se emplean para tratar la epilepsia y otras formas de convulsiones.

Estos medicamentos actúan bloqueando la activación del nervio, lo que hace que no se produzca el dolor.

El medicamento más usado para tratar la neuralgia facial es la Carbamazepina.  Este anticonvulsivo se viene empleando en esta afección desde hace más de 40 años y en este momento sigue siendo el tratamiento de elección para la neuralgia del trigémino.

Su dosis es variable en cada paciente, por lo general la dosis de carbamazepina para tratar la neuralgia del trigémino oscila entre 200 a 1200 mg al día.  El tratamiento se inicia con dosis bajas (200 mg una vez al día al acostarse) y se va a aumentando progresivamente.  De esta manera el medicamento es mejor tolerado.

Los principales efectos secundarios de la carbamazepina incluyen mareos, somnolencia, visión doble y falta de coordinación al caminar.  Estas molestias ocurren al inicio del tratamiento cuando se comienza con dosis altas.  Iniciar dosis bajas e ir aumentándolas progresivamente ayuda a atenuar significativamente estas molestias.

Otros medicamentos que pueden usarse, en especial cuando la carbamazepina no es bien tolerada, son la lamotrigina, el topiramato y el baclofeno. Otra opción es combinar la carbamacepina con otros medicamentos anticonvulsivos como la gabapentina o pregabalina.

Es posible lograr buenos resultados al combinar el tratamiento con medicamentos con técnicas como el bloqueo o infiltración local en el trayecto del nervio y en la zona del dolor.

Tratamiento con cirugía

Cuando el dolor no logra controlarse adecuadamente con el uso de medicamentos, la cirugía se convierte en una opción a tomar en consideración.

Existen muchas técnicas para el tratamiento de la neuralgia del trigémino con cirugía.  Cuando el dolor se deba a la compresión del nervio, se encuentran indicadas técnicas que ayuden a separar el nervio trigémino de las arterias o lesiones que lo estén irritando.  Esto es muy efectivo y elimina el dolor de forma permanente en la gran mayoría de los casos.

Cuando no es posible evidenciar una causa directa de la lesión se pueden practicar técnicas como la ablación percutánea y la radiocirugía.  Ambos son procedimientos mínimamente invasivos que alivian el dolor pero pueden tener como secuela la perdida de la sensibilidad de la cara.

En el pasado la neuralgia del trigémino te podía llevar a la tumba

Hoy en día las personas con esta neuralgia facial cuentan con varias opciones que le ayudan a controlar e incluso eliminar este terrible dolor.

Antiguamente la falta de un tratamiento eficaz llevo a estos pacientes a tener que soportar un dolor realmente desesperante. Un número importante de los afectados llegó a optar por el suicidio frente esta afección, que en el pasado fue conocida como la enfermedad del suicidio ya que llevaba a quitarse la vida a quien la padecía por lo intenso e incapacitante del dolor.

¿Qué relación existe entre la neuralgia del nervio trigémino y los dientes?

En muchos casos el dolor que acompaña a la neuralgia es capaz de irradiar al maxilar siendo percibido como un dolor a nivel de los dientes.  Esto ha motivado a que muchas personas se efectúen tratamientos odontológicos o incluso extracciones dentales innecesarias antes de llegar a establecer el diagnóstico de este tipo de neuralgia.

Es relativamente común que las personas que padecen neuralgia del trigémino, que afecta a la rama maxilar superior o inferior, hayan pasado por varios odontólogos antes de que se haga el diagnóstico correcto de esta afección.

¿Te ha sido de utilidad este artículo?
[Total: 3 Average: 3.3]

Deja un comentario