¿Por qué tengo dolor?

¿Por qué tengo dolor?

Sentir dolor es algo que resulta desagradable y perturbador, en especial cuando el dolor llega para quedarse. Si bien el dolor tiene una función protectora, es posible que este síntoma se independice del control del cerebro, interfiriendo con la vida de quien lo padece. Cada quien vive su dolor de forma propia y particular e incluso es posible tener varios tipos distintos de dolor al mismo tiempo.

Todo lo que existe y sucede en el organismo tiene una finalidad, cada órgano y sistema se integra con el sistema nervioso, que es una especie de comando central de operaciones, el cual recibe información del interior y exterior, la procesa y coordina una respuesta.

Una de las posibles respuestas es precisamente el dolor, un síntoma que surge como un importante mecanismo protector que funciona como una alarma que activa respuestas tanto voluntarias como involuntarias con la finalidad de limitar el efecto de un determinado hecho nocivo.

Un ejemplo de esto ocurre al entrar en contacto con algo caliente, la sensación de calor resulta dolorosa, lo que hace que se retire la parte del cuerpo afectada evitándose así que la lesión sea mayor. Igual ocurre en casos como trastornos digestivos, en los que el dolor abdominal lleva a que se evite consumir alimentos, lo que favorece la recuperación del intestino.

El dolor es una experiencia desagradable

Cada persona reacciona frente al dolor de una manera diferente, sin embargo para todas se trata de una experiencia desagradable.  Los pacientes afectados por dolor suelen hacer todos la misma pregunta: ¿Por qué tengo dolor?, lo que varía es el grado de desesperación con el que lo hacen.

A veces es fácil responder, se trata de una respuesta que es un aviso de que hay una lesión, se mantiene en el tiempo hasta que se esta se resuelve y después desaparece.  Esto es la evolución natural de un tipo muy común de dolor, que dura pocos días y conocemos como dolor agudo.  Todos alguna vez en la vida lo hemos experimentado en más de una ocasión.

Encontrarás más información sobre el dolor agudo en el artículo

Dolor Agudo: Recomendaciones para su adecuado manejo y tratamiento

Otras veces la respuesta no es tan fácil. Es posible que una vez que la lesión se ha resuelto el dolor no se vaya, y más bien persista, en estos casos hay un gran cambio y es que el dolor pierde su fin o utilidad protectora.  Este tipo de dolor que persiste más allá de la lesión que lo originó se denomina dolor crónico.  Es un tipo difícil de dolor que amerita un tratamiento completamente diferente al del dolor agudo.

 

Encontrarás más información sobre el dolor crónico en el artículo

Dolor Crónico: Cuando el dolor pasa de ser un síntoma a convertirse en una enfermedad

 

La percepción de dolor es distinta en cada persona

La percepción de dolor suele estar influenciada por factores como la raza, cultura, edad e incluso por las características psicológicas de quien lo padece. Un mismo tipo de dolor puede ser a su vez experimentado de forma distinta por dos personas, como ocurre en el caso del dolor de parto.

Otra variante curiosa es que es posible que una persona tenga dos o más tipos distintos de dolor al mismo tiempo. Esto es común en los casos de artrosis de la columna vertebral en la que existe un dolor opresivo difícil de localizar que se agrava con los movimientos debido al desgaste de las articulaciones entre las vértebras.  Cuando este proceso degenerativo es avanzado suele disminuir el diámetro de los orificio que atraviesan las raíces nerviosas que salen la medula espinal, originando un segundo tipo de dolor que es similar a una descarga eléctrica, que suele ser permanente y se agrava al estar acostado.

Incluso una misma persona puede tener variaciones en su dolor en situaciones específicas. Se ha visto que las personas suelen sentir un dolor más intenso cuando lo experimentan al estar en su lugar de trabajo, o en alguna situación que es considerada como riesgosa. Factores como el estrés son capaces de incrementar la sensibilidad al dolor, haciendo que este sea percibido como de mayor intensidad.  Lo contrario ocurre en entornos o situaciones relajantes.

Entonces, ¿Por qué tengo dolor?

De estas líneas se puede concluir que el dolor surge inicialmente como un mecanismo de alerta frente a un daño, sentimos dolor para tener conciencia de que algo no está bien, que se ha sufrido una lesión y alguna estructura del cuerpo se ha dañado.

El dolor acompaña al proceso de recuperación de la lesión, inicialmente es intenso, pero en la medida que disminuye la inflamación y ocurre la cicatrización va atenuando su intensidad hasta que desaparece por completo, para reaparecer tras una nueva lesión.

Esto es lo normal, que el dolor aparezca y luego desaparezca.  Cuando el dolor persiste más allá de este lapso de tiempo hay que sospechar que ocurrió algún daño en los mecanismos que lo regulan, surgiendo así un tipo especial de dolor, el dolor crónico.

 

¿Te ha sido de utilidad este artículo?
[Total: 2 Average: 5]

4 comentarios en “¿Por qué tengo dolor?

    • Así es Luis. El dolor puede verse afectado por los estados emocionales, y esto es bueno, ya que nos brinda una forma de aliviarlo. Alejarse de lo que perturba y acercarse de lo que alegra y motiva es una buena estrategia.

  1. Pues en mi caso no creo que actúe como mecanismo de defensa, mi dolor es más que crónico, vivir con dolor crónico es vivir-muerto, no tienes vida! Todo cambia, y como en mi caso que no conocen la enfermedad… En México realmente no hay especialistas preparados para atender casos como el mío, Distrofia Simpática Refleja es lo que padezco… Qué hacer???

    • Hola Lupita, ciertamente cuando el dolor se vuelve crónico deja de ser un mecanismo de defensa y pasa a ser una enfermedad, muy terrible por cierto. La distrofia simpático refleja es una condición en la que ocurre un daño al sistema nervioso que se acompaña por síntomas muy molestos, voy a preparar un articulo sobre ese tema para brindarte algunas recomendaciones que podrán ayudarte. En tu caso una buena combinación de medicamentos y rehabilitación son muy importantes.

Deja un comentario

Compartir
+1
Twittear