Sindrome de Arnold Chiari un trastorno que puede ocasionar dolor de cabeza persistente

El síndrome de Arnold Chiari es un trastorno caracterizado por una posición anómala del cerebelo dentro del cráneo, esto lleva a que ocurra la compresión de otras estructuras nerviosas. Esto puede producir síntomas como el dolor de cabeza y varios tipos de manifestaciones relacionadas con la alteración del sistema nervioso.

 

Cerebelo: Descripción y normal ubicación

El cerebelo es una estructura del sistema nervioso central que se ubica junto por debajo y por detrás del cerebro.  Se separa de este por una membrana llamada tentorio. En su parte inferior el cerebelo se relaciona directamente con la parte posterior e inferior del cráneo, y por delante de el se encuentra una estructura llamada tallo cerebral que se continua con la médula espinal.

La médula se inicia a nivel del agujero del cráneo llamado foramen magno, este agujero se continua con el conducto ubicado dentro de las vértebras de la columna llamado canal raquídeo.

El cerebelo tiene una parte central o vermix y dos lóbulos.  En su parte inferior hay dos prominencias, una a cada lado, conocidas como amígdalas que cobran gran importancia en esta malformación.

 

¿Qué es la  malformación de Arnold Chiari?

En las personas con este trastorno el cerebelo no se ubica de la forma descrita,  en ellas sus prolongaciones inferiores o amígdalas se disponen de forma tal que se proyectan hacia el canal raquídeo comprimiendo a la médula espinal.  Según la magnitud de la malformación esta puede tener cinco grados distintos.

La gravedad puede variar desde una herniación leve de las amígdalas, un descenso de las amígdalas y el tallo cerebral, el descenso de las amígdalas, tallo cerebral y cuarto ventrículo o la malformación del cerebelo.

En el siguiente video se explica con más detalle de que se trata este trastorno.

 

Síntomas del síndrome de Arnold Chiari

Las manifestaciones del síndrome de Arnold Chiari dependen directamente del grado de afectación existente. Estos pueden ir desde una condición completamente asintomática, es decir sin ningún tipo de molestia,  hasta un trastorno que paraliza por completo a quien lo padece.

Por suerte la mayoría de las personas que padecen esta condición lo descubren de forma accidental al practicarse una imagen cerebral como la tomografia o la resonancia magnética.  Es posible diagnosticar este trastorno al solicitar una resonancia magnética de columna cervical en un paciente en el que se tiene la sospecha de una lesión de la columna vertebral, en especial una hernia discal.

En otros casos los síntomas pueden aparecer de forma insidiosa aumentando de forma progresiva su intensidad hasta paralizar por completo a quien los padece.  A continuación encontrarás las principales molestias y su origen:

 

Dolor de cabeza persistente

Uno de los principales síntomas, cuando estos se encuentran presentes, es el dolor de cabeza.  Este se describe como opresivo y se localiza en la parte de atrás de la cabeza y parte alta del cuello.  Este dolor de forma característica aumenta su intensidad al hacer esfuerzos. Las maniobras que aumentan la presión intracraneal como estornudar o pujar, también pueden llevar a que se incremente la intensidad de este dolor.

El dolor de debe ala compresión mecánica de las estructuras craneales afectadas.

 

Parálisis y pérdida de la sensibilidad

Cuando la malformación es mas severa y hay compresión de la médula espinal, es posible que se afecten las vías nerviosas que conducen señales de sensibilidad y movilidad.  Esto puede llevar a la debilidad para efectuar movimientos o la perdida de esta capacidad.

También es posible que se pierda el control de los esfínteres o que se alteren los nervios craneales originando dificultad para hablar, para tragar o o incluso para hablar, esto último por afectación de las cuerdas vocales.

La afectación de las vías de nervios del sistema nervioso autónomos puede producir alteraciones en la frecuencia y ritmo de los latidos del corazón, así como en la presión arterial.

 

Obstrucción del flujo del líquido cefalorraquídeo

La compresión originada por la malformación de Arnold Chiari puede llevar a que se vea afectada la normal circulación del líquido cefalorraquídeo, esto aumenta la presión intracraneal produciendo fuertes dolores de cabeza que se acompañan por vómitos frecuentes y trastornos de la visión.  En los niños la manifestación más característica de la obstrucción del flujo de líquido cefalorraquídeo es la hidrocefalia que se manifiesta por el aumento en el tamaño de la cabeza del niño.

 

Tratamiento

Esta condición no tiene un tratamiento curativo definitivo.  En el caso de malformaciones leves que no se acompañan por síntomas neurológicos el tratamiento es el manejo del dolor con medidas como el uso de analgésicos y la fisioterapia.

En los casos severos en donde hay manifestaciones producto de la compresión de las vías nerviosas el tratamiento se basa en la cirugía.  Esta consiste en aumentar el tamaño del agujero magno con la finalidad de disminuir la presión sobre la médula, también es posible que sea necesario retirar una parte del arco de las vertebras con el mismo objeto.  Esta cirugía alivia los síntomas y puede prevenir la aparición de daños irreversibles al sistema nervioso.

En el caso de que exista una obstrucción al normal flujo de liquido cefalorraquídeo puede llevarse a cabo la colocación de una válvula que permita el drenaje de líquido cefaloraquídeo desde los ventrículos cerebrales hacia la membrana que recubre el interior del abdomen llamada peritoneo.

En el caso de las personas que tienen la condición y que no tienen ningún síntoma o molestia asociados no es necesario llevar a cabo ningún tipo de tratamiento o intervención. Lo mas seguro es que estas personas jamas tengan molestias por esta causa.

Malformación de Arnold Chiari: Una razón poco común de dolor de cabeza persistente Haz click para twittear

Ante la sospecha o el diagnóstico de esta condición debe visitarse a un médico especialista en neurocirugía para decidir el mejor tratamiento en cada caso.

Dolor de cabeza: Descubre las 14 causas por las que te puede doler la cabeza

Una de las molestias que con mayor frecuencia hace consultar al médico es el dolor de cabeza. Se trata de un síntoma que puede tener varias causas, las cuales se describen en este artículo con el fin de contribuir a su mejor diagnóstico, lo que llevará a un mayor éxito en el tratamiento.

No todo dolor de cabeza es migraña

Algo que he podido experimentar por muchos años en la consulta es que muchas veces los pacientes usan la palabra migraña para referirse a su dolor de cabeza. Pareciera que todos los dolores de cabeza son migraña y eso no es así.

Existen muchos tipos distintos de dolor de cabeza incluyendo la migraña. La International Headache Society los agrupa en 14 tipos principales de los que derivan varios subtipos.  Esto permite hacerse una idea de que estamos frente a un síntoma complejo al que hay que prestarle mucha atención para poder aclarar su origen.

A mi parecer esta es la principal razón por la que tantas personas afectadas por dolor de cabeza no ven alivio de sus molestias a pesar del tratamiento.  Definitivamente un tratamiento que no funciona indica la posibilidad de encontrarnos frente a un diagnóstico errado.

Existen 14 tipos de dolores de cabeza

Los dolores de cabeza son debidos a 14 grandes causas:

  1. Migraña
  2. Cefalea tensional
  3. Cefalea en racimos
  4. Cefaleas vasculares
  5. Cefalea relacionada con traumatismo craneal
  6. Cefalea no relacionada con daño de estructuras nerviosas
  7. Cefalea por trastornos intracraneales no vasculares
  8. Cefalea asociada a la ingesta de sustancias o su supresión
  9. Cefalea por infección no cefálica
  10. Cefalea por trastornos metabólicos
  11. Cefalea por afectación de estructuras craneales
  12. Neuralgias craneales
  13. Cefaleas relacionadas con trastornos psiquiátricos
  14. Cefalea no clasificable

En palabras más fáciles de comprender, esto significa que los dolores de cabeza pueden deberse a diversas condiciones, entre ellas a los problemas circulatorios cerebrales, la afectación de las arterias por sustancias químicas, lesiones del cráneo o de las estructuras de la cara, contractura de los músculos del cuello y la cara, alteraciones de los nervios del cráneo o de centros nerviosos ubicados dentro del cráneo, infecciones, problemas con la presión arterial así como por efecto de estímulos como la luz, el frío, posturas, ejercicios físico,actividad sexual y el uso de medicamentos y diversos tipos de drogas.

A continuación voy a explicar un poco los principales tipos de dolor de cabeza y como reconocerlos.

Dolor de cabeza por migraña

La migraña es un tipo de dolor de cabeza en el cual las arterias ubicadas dentro del cráneo son sensibles a varios estímulos capaces de afectar su tamaño.

Inicialmente las arterias disminuyen su diámetro o grosor, lo que afecta la oxigenación de algunas zonas del cerebro.  Esto origina lo que se conoce como aura, que es un aviso de que va a venir el dolor de cabeza. 

Posteriormente la arteria se dilata aumentando su diámetro lo que comprime las estructuras vecinas y produce un característico dolor como un latido dentro de la cabeza.

El aumento en la presión dentro del cráneo es el responsable de las molestias como las nauseas y los vómitos.

El dolor de cabeza por migraña dura desde pocas horas hasta dos a tres días, luego se quita por completo hasta que reaparece en una nueva crisis.  Un dolor de cabeza que dura semanas o meses NO ES MIGRAÑA.

Cefalea tensional

Este tipo de dolor de cabeza es muy común. Algo característico es que el paciente que consulta por este dolor se coloca las manos haciendo presión directamente sobre la cabeza mientras lo describe, porque eso es lo que siente, que le aprietan la cabeza, en especial en la zona de la nuca y a los lados a nivel de la sien.

Este dolor se debe a la contractura de los músculos del cuello.  Lo que se relaciona principalmente con la adopción de malas posturas, especialmente al ver televisión acostado en la cama. Otras causas son el trabajo prolongado en el ordenador o la ejecución de trabajos de precisión.

Neuralgias

Las neuralgias son un tipo de dolor muy intenso y de difícil tratamiento.  Se deben a procesos como lesiones o la inflamación de los nervios periféricos localizados en el cráneo o en la cara.

Este dolor hace que la persona se mantenga quieta, casi inmóvil.  Se acompaña por sensaciones como ardor, quemazón, hormigueo, calambres o incluso pérdida de la sensibilidad de la piel sobre la zona dolorosa.

Existen varios tipos de neuralgias craneales y faciales, las principales son:

El dolor de las neuralgias suele tener un trayecto o recorrido del dolor identificable por quien lo padece. Este va de la nuca a la frente o desde el oído a la cara. También puede localizarse en el paladar y garganta.  Las neuralgias siempre se presentan de un solo lado, que suele ser siempre el mismo con cada crisis.

Dolor originado a nivel ocular

Muchas veces los problemas oculares son capaces de producir dolor de cabeza.  Este se ubica principalmente alrededor o por detrás del globo ocular y pueden afectar a uno o ambos ojos.

Las principales causas que originan dolor de cabeza de origen ocular son el aumento de la presión del líquido que se encuentra dentro del ojo, lo que produce la enfermedad conocida como glaucoma, la inflamación de los nervios ópticos, los problemas vasculares de la capa profunda del ojo o retina, las infecciones oculares y las lesiones de la córnea.

Los problemas oculares pueden producir dolor de cabeza, ante un enrojecimiento ocular o alteración de la visión debe acudirse al médicoHaz click para twittear

Una causa de dolor intenso detrás de los ojos que se grava cuando estos se mueven es la infección por el virus del dengue.  Este trastorno se acompaña además por fiebre y dolor muscular.

El enrojecimiento de la esclerótica (parte blanca del ojo) por lo general es señal de una infección, aunque puede presentarse en el curso de enfermedades reumáticas y en el glaucoma agudo.  Estos síntomas ameritan buscar una evaluación con el médico oftalmológico a la brevedad.

Dolor originado en oídos, nariz y garganta

Los problemas de la esfera ORL (otorrinolaringología) son causas comunes de dolores de cabeza.  Su principal causa es el resfriado común y la sinusitis, trastorno en el que los senos paranasales se llenan de moco lo que produce un dolor opresivo en la frente, alrededor de la nariz y en el maxilar.  Este dolor se intensifica al inclinar la cabeza hacia adelante y se acompaña por obstrucción nasal.

Los oídos pueden ser causa de dolor, principalmente por la inflamación de su conducto o de la membrana del tímpano, aunque este dolor es muy bien definido y quien lo padece no suele decir que le duele la cabeza sino hacer referencia directamente a los oídos.

El dolor por delante del oído puede relacionarse con problemas de la articulación entre la mandíbula y el macizo de la cara.  Esta se conoce como ATM (articulación temporomandibular) y se inflama en personas con problemas de la mordida, bruxismo o artritis.

Dolor de orígen odontológico

Los dientes suelen ser causa común de dolor, especialmente cuando sufren erosiones llamadas caries o inflamaciones de sus raíces. Aquí encontrarás mayor información sobre las causas del dolor dental.

Muchas veces las lesiones de los dientes superiores no producen dolor en la pieza afectada como tal sino dolores difusos muy intensos hacia la sien, la cara o el oído.

Dolor de cabeza relacionado con traumatismos craneales

Los traumatismos craneales son frecuentes en las caídas y accidentes automovilísticos.  Las lesiones pueden ir desde un hematoma superficial hasta lesiones mas graves como la fractura de los huesos del cráneo y las hemorragias intracraneales.  Estas condiciones pueden acompañarse por dolor de cabeza.

En el caso de los ancianos es posible que ante un traumatismo craneal no hayan lesiones inmediatas, pero con el paso de los días aparezca dolor de cabeza acompañado por somnolencia y cambios en el comportamiento.  Esto hace sospechar de una lesión llamada hematoma subdural, que se confirma al practicar estudios de imagen cerebral como la tomografía.

Dolor de cabeza por tumores 

Esta es una causa de dolor de cabeza por suerte poco común, aunque es la que mayor angustia causa.  Los tumores cerebrales son lesiones que afectan en promedio a 21 de cada 100.000 personas, de acuerdo con las cifras publicadas por la Organización Mundial para la Salud.

Estos tumores pueden ser benignos o malignos, igualmente pueden originarse en las células nerviosas o corresponder a metástasis de tumores ubicados en otras partes del cuerpo.  Los tumores que con mayor frecuencia producen metástasis cerebrales son el cáncer de mama, cáncer de pulmón y cáncer de piel.

Dolor de cabeza por otras causas

El dolor de cabeza también puede relacionarse con diversas situaciones que afectan momentáneamente el funcionamiento del organismo.

Estos dolores por lo general no ameritan un tratamiento específico sino más bien prevenir su aparición o cuando sea posible evitar la causa que lo produce.  Aquí se incluyen los dolores relacionados con:

  • Ayuno
  • Ejercicio
  • La ingesta de algunos alimentos
  • Exposición a cambios de temperatura
  • Ansiedad o estrés emocional
  • Insomnio
  • Suspender la ingesta de estimulantes como el te o el café
  • Exposición a humos o gases
  • Actividad sexual (cefalea postcoital)
Sigue todas las novedades de WEBDELDOLOR y recibe contenido exclusivo en tu correo electrónico

¿Cuándo es el momento de acudir al médico por un dolor de cabeza?

En la gran mayoría de los casos el dolor de cabeza es un problema benigno que cede con un analgésico simple y descanso.

A pesar de esto es posible que el dolor de cabeza sea la manifestación de un problema serio que requiere ser evaluado para iniciar un tratamiento específico.

Un dolor que dura poco tiempo y cede de forma espontánea puede no ameritar una evaluación, sin embargo existen algunos síntomas que pueden acompañar al dolor de cabeza y que son indicativos de que llegó la hora de ir al médico.  Éstos síntomas son:

  • Fiebre
  • Problemas visuales
  • Ojos enrojecidos
  • Limitación para mover el cuello
  • Dolor que persiste por varios días y no cede con analgésicos
  • Presencia de nauseas y vómitos asociados
  • Un cambio en el patrón de un dolor habitual
  • Aparición de un dolor de cabeza “nuevo”
  • Dolor muy intenso de aparición súbita
  • Alteraciones para efectuar los movimientos o dificultad para hablar
  • Pérdida del equilibrio
  • Alteraciones del estado de conciencia
  • Cambios de conducta
  • Dolor que aparece por la noche e interrumpe el sueño
  • Dolor de cabeza de reciente aparición en una persona que tiene algún tipo de cáncer
  • Antecedente de un traumatismo reciente en la cabeza

Conoce los síntomas de alarma que indican cuando es el momento de acudir al médico para que evalúe tu dolor de cabezaHaz click para twittear

¿Tienes alguna duda sobre los dolores de cabeza o quieres aportar tu experiencia?

Deja tu comentario, seguramente será de ayuda a otras personas

Cómo quitar el dolor de cabeza

Uno de los dolores más comunes es el dolor de cabeza.  Es una molestia que tiene varias causas, lo que hace que haya muchas formas de tratarla. En este artículo te explicaré cómo quitar el dolor de cabeza, encontrarás consejos que te ayudarán a sacarle más provecho a los medicamentos empleados para quitar los tipos más comunes de dolor de cabeza, así como medidas complementarias sencillas y seguras que puedes aplicar tú mismo en casa.

Leer másCómo quitar el dolor de cabeza

Neuralgia de Arnold, ¿Qué es y cómo tratarla?

La neuralgia de Arnold es un trastorno que produce dolor en la parte de atrás de la cabeza que irradia hacia adelante hasta el ojo del mismo lado, se ubica en un solo lado.  Es una condición muy común, que suele confundirse con problemas como la migraña y las afecciones de la columna cervical.  Este dolor que puede durar varios días e incluso semanas si no se trata adecuadamente. En este artículo te explico por que ocurre, como diferenciarlo de otros problemas y te doy varios consejos útiles que te ayudarán a aliviarlo rápidamente.

Qué es la neuralgia de Arnold

La Neuralgia de Arnold es un trastorno bastante común, también es conocida como neuralgia occipital.  

Como su nombre lo indica es una afección del tipo neuralgia, esta palabra significa inflamación de un nervio.

En este caso la neuralgia afecta a un nervio que tiene nombre propio, el nervio de Arnold, también llamado nervio occipital, que se localiza en la parte de atrás de la cabeza, uno  a cada lado, desde allí sigue un trayecto ascendente por el cráneo. Su función es brindar la capacidad de movimiento a los músculos de la nuca así como la sensibilidad al cuero cabelludo.

Síntomas que acompañan a la neuralgia occipital

Esta afección produce un intenso dolor de cabeza.  Se se presenta en forma de ráfagas o corrientazos, localizado por lo general en un solo lado, que se origina en la parte posterior del cráneo, irradiando hacia la frente y ubicándose cerca del ojo.

De forma característica se sienten calambres o corrientazos cuando se hace presión en la parte de atrás de la cabeza. Este dolor puede tener una duración que va desde pocas horas hasta varios días.

Es posible que el dolor se acompañe por otras molestias, principalmente nauseas, lo cual es común en el caso de dolores muy intensos, debido a la activación del sistema nervioso autónomo. Otro síntoma es el mareo, que suele estar presente en varias afecciones que involucran a la columna cervical.

¿Por qué los problemas de la columna cervical producen mareos?

Muchas veces las lesiones de la columna cervical además de dolor producen molestias como mareos con los cambios de posicion de la cabeza.

 

La neuralgia de Arnold puede confundirse con otras causas de dolor de cabeza

Existen otras enfermedades que pueden producir dolor en la parte posterior de la cabeza y que por lo tanto pueden confundirse con la neuralgia de Arnold.

Las dos que con mayor frecuencia pueden diagnosticarse de forma errónea son la migraña y la cefalea tensional.

Diferencias entre la neuralgia de Arnold y la migraña

Es muy común que los pacientes llamen migraña a cualquier tipo de dolor de cabeza.  La migraña es una entidad muy característica, que tiene diferencias importantes con la neuralgia de Arnold:

  • La migraña ocurre en forma de crisis que dura desde horas a pocos días tras lo que desaparece por completo.  La neuralgia de Arnold puede durar muchos días sin alivio.
  • El dolor de la migraña es como un latido que se presenta en uno de los lados de la cabeza.  La neuralgia es un dolor como una presión o una ráfaga que se ubica en la parte de atrás de la cabeza, detrás de la oreja.
  • La migraña se desencadena por algunos alimentos, la neuralgia de Arnold se origina tras un traumatismo o malas posturas.
  • Los pacientes con migraña saben cuando comienza la crisis, eso se conoce como aura.  Es una especie de aviso que puede ser un destello de luz o algo que la persona siente. Esto no existe en la neuralgia.

Diferencias entre la neuralgia de Arnold y la cefalea tensional

La cefalea tensional es un trastorno que produce dolor en la parte posterior de la cabeza y la nuca.

En este caso el dolor es debido a la tensión de los músculos del cuello que se insertan en la base del cráneo, como es el caso del músculo trapecio.

Este dolor abarca toda la parte de atrás de la cabeza y cuello, es decir, afecta a ambos lados y se describe como una sensación de presión.  Quien lo padece acude a consulta refiriendo que siente “como si tuviera un casco apretado en la cabeza”.

Es posible que una persona con neuralgia de Arnold tenga a una cefalea tensional en forma simultánea.  En este caso sentiría dos dolores distintos, el opresivo en el cuello y el corrientazo que va del cuello hacia el ojo.

Por qué se inflama el nervio de Arnold

Este trayecto nervioso se afecta ante ciertas condiciones que incluyen:

  • Malas posturas.  Mantener la cabeza en extensión por mucho tiempo (es decir mirar hacia arriba con la cabeza hacia atrás), por ejemplo al limpiar ventanas, ordenar armarios, pintar, arreglar paredes, trabajar con el computador por tiempo prolongado en un postura inadecuada.
  • Traumatismos.  Es posible que el nervio se inflame después de traumatismos en la cabeza o el cuello.
  • Tensión emocional.  La tensión emocional se manifiesta de forma distinta en cada persona.  Algunos sufren de gastritis, otros del colon y un gran numero de personas lo manifiestan como tensión en los músculos del cuello.  Esta tensión sostenida de los músculos comprime el nervio inflamándolo, lo que produce dolor.
  • Alteración en la normal anatomía de las vértebras.  Los procesos como la artrosis, espondilitis y varios trastornos reumáticos pueden afectar la dinámica de la columna cervical originando una neuralgia de Arnold.

Consejos para aliviar el dolor producido por la neuralgia de Arnold

Este dolor suele ser bastante molesto, lo que lo hace desesperante.  Por lo que vamos a compartir una serie de consejos para ayudarles a aliviarlo mientras acuden para ser evaluados y tratados por el especialista.

  • Aplicar calor.  EL calor alivia la tensión muscular asociada, lo que disminuye la compresión sobre el nervio.  La mejor forma de aplicar calor es humedecer una toalla pequeña en agua caliente y colocarla a novel de la parte de atrás de la cabeza.  El calor húmedo es mejor que el calor seco que se obtiene  colocando directamente una fomentera o manta eléctrica (aquí encontrarás la más conveniente para aliviar este tipo de dolor).
  • Masaje de los músculos del cuello. Luego de aplicar calor puede ser recomendable dar un suave masaje en los músculos del cuello.
  • Aplicar hielo sobre el foco del dolor.  Algunos pacientes se benefician de esta tecnica, consiste en tomar una piedra de hielo y hacer un masaje suave circular a ambos lados de la base del cráneo, en el punto donde emerge el nervio.  El hielo produce un efecto anestésico y anti inflamatorio que es de gran ayuda.
  • Colocar un analgesico local.  Despues del frio o calor y el masaje se recmienda aplicar una crema a base de algún analgésico como diclofenac sódico, también es útil el uso de sustancias homeopáticas como el árnica.  Existen preparados que combinan estas sustancias con mentol, lo cual produce una sensación de calor que produce un gran alivio.
  • Cambiar lo que lo originó.  Para poder eliminar completamente ese dolor es neceraio identificar que lo origino.  No hacemos nada si se hace toda esta rutina y se continúa adoptando posturas inadecuadas o si seguimos manejando mal el estres y la tensión emocional.
  • Hacer estiramientos diarios.  Una buena practica es hacer ejercicio diariamente.  Se recomienda hacer un ciclo corto de estiramientos del cuello.  Hay que hacer todos los movimientos de la cabeza varias veces al día.

Cuándo hay que acudir al médico

Estas medidas son de ayuda para aliviar este dolor. Sin embargo es posible que el dolor persista siendo ya el momento de acudir al médico. Lo que debe hacerse cuando: 

El dolor no se alivia con nada.  Cuando un dolor no mejora con nada pueden estar pasando dos cosas: el tratamiento no es el adecuado o el diagnóstico está errado. El dolor que no mejora debe ser evaluado para buscar otro origen o hacer ajustes al tratamiento.

Iniciar un tratamiento estructurado.  El dolor intenso o persistente puede requerir que ademas de los cambios y las medidas generales ya descritas, se inicie un tratamiento farmacológico con medicamentos que ayuden a relajar los músculos, antiinflamatorios, acompañado por un plan de rehabilitación.  También es posible que sea necesario aplicar tratamientos locales como infiltraciones  que ayuden a desinflamar el nervio más rápidamente.  Tras una infiltración el alivio del dolor es inmediato, pudiendo desaparecer por mucho tiempo o incluso de forma permanente. 

Corregir problemas asociados.  En mi experiencia de ya casi 20 años trabajando con pacientes con dolor, he podido constatar que los pacientes con dolor crónico suelen tener problemas asociados como es el caso del insomnio.  Cuando este no es tratado y el paciente no duerme, o no tiene un sueño reparador, el dolor no mejora.  Para poder aliviar realmente a estos pacientes hay que ayudarlos a dormir mejor, para ellos una de las herramientas más útiles es la adopción de medidas de higiene del sueño

 

 

Tratamiento de la neuralgia de Arnold en personas con dolor persistente

En algunos casos es posible que el dolor persista a pesar de llevar a cabo las medidas básicas arriba indicadas acompañado por un plan de analgésicos.

En estos pacientes se debe pasar a un plan de tratamiento que incluya:

  • Infiltración local.  Como ya se explico, una infiltración de anestésicos o la combinación de anestésicos con esteroides es efectiva en una gran cantidad de casos.
  • Rehabilitación.  La fisioterapia suele ser una gran aliada en el alivio del dolor en estos pacientes, especialmente cuando hay lesiones asociadas de la columna cervical.
  • Ultrasonido. El ultrasonido es una terapia en la que se aplica calor profundo.  Este tiene un efectos relajante y anti inflamatorio.
  • Rayos láser.  La aplicación de luz para producir analgesia es una forma de tratamiento no invasivo de gran efectividad.  El láser ha sido la forma clásica de hacerlo,  hoy en día contamos además con dispositivos que emiten luz LED para el alivio del dolor, que tienen un excelente efecto anti inflamatorio.
  • Radiofrecuencia.  Es un tratamiento basado en la aplicación de ondas que generan calor. Estas puede aplicarse en forma de pulsos para disminuir el dolor o la inflamación, o en forma continua (radiofrecuencia convencional) que elimina el dolor al lesionar el tejido.  Yo particularmente no soy partidaria de este tipo de tratamiento.
  • Cirugía.  Esta indicada cuando la neuralgia es debida a ka compresión o atrapamiento del nervio. En este caso se procede a liberarlo, con lo desaparece el dolor.

¿Qué es mejor para la Neuralgia de Arnold, el frío o el calor?

Este tipo de dolor responde mejor al calor que al frío.  Lo ideal es usar una fomentera o manta eléctrica para aplicarlo.  Para sacarle mayor provecho hazlo como te explico a continuación:

  • Humedece una toalla en agua tibia – caliente y escurrela bien, procura que sea una temperatura que puedas soportar.
  • Coloca la toalla doblada sobre el cuello y los hombros.
  • Encima de la toalla coloca la fomentera o manta eléctrica. Procura que sea una fomentera que se adapte bien al cuello y los hombros, preferiblemente que los cubra por completo (aquí encontrarás el tipo de fomentera ideal)
  • Mantén el calor por unos 15 minutos.  Evita acostarse sobre la manta eléctrica para evitar quemaduras.
  • Realiza esto al menos dos veces al día cuando tengas dolor o incluso si hay tensión en los músculos del cuello aunque no tengas dolor.

 

¿Tienes alguna duda o pregunta?  Plantéala en los comentarios y con gusto te responderé.

 

Quiero recibir el Ebook Gratuito en mi correo