Uso correcto de las medias de descanso para tratar las várices de las piernas

 

 

 

Una de las medidas más efectivas no solo para eliminar el dolor por várices, sino a demás para prevenir que aparezcan o empeoren es el uso de medias para várices o calcetines para várices.  Estas se conocen habitualmente como medias de compresión.

Várices en las piernas, mucho más que un problema estético

 

Las várices son dilataciones que ocurren en las venas de las piernas.  Son un trastorno que es debido a la pérdida de la resistencia de la pared de la vena que ocurre por varias causas, principalmente el efecto de la gravedad y factores hereditarios.

Existen varios tipos de tratamientos para las várices en las piernas, sin embargo, el tratamiento más efectivo es la compresión de las piernas.  Otras opciones como la infiltración, aplicación de rayos láser o incluso la cirugía solo mejoran temporalmente el aspecto estético. Estas opciones no curan las várices ni ayudan a prevenir su aparición.  Más bien tras estos tratamientos suelen aparecer más venas y de peor aspecto.

¿Cómo funcionan las medias para várices?

 

Las medias para várices están elaboradas con un material elástico.  Esto favorece que se estiren y ejerciten compresión en las piernas. Estos materiales son distribuidos a lo largo de la media de distinta forma, con el objetivo de generar un gradiente de presión que favorezca que la sangre fluya desde el tobillo hacia el muslo. Por esta razón, estos calcetines ejercen una mayor presión en el tobillo que disminuye en la zona de la pantorrilla.

Otro mecanismo que contribuye a que logren su efecto es que la compresión que ejercen estas medias hace que las venas de las piernas no se dilaten.

Este hecho es de gran importancia ya que las venas de las piernas contienen un sistema de válvulas en su interior que se cierran para evitar que la sangre fluya en sentido retrogrado, es decir desde arriba hacia abajo. Cuando las venas se dilatan estas válvulas no cierran completamente, lo que favorece que la sangre se acumule en los tejidos de los pies y el tobillo produciendo un síntoma característico como lo es la hinchazón o edema del tobillo.

 

Las medias para várices tienen dos efectos beneficiosos sobre la circulación de las piernas:

  • Favorecen la circulación al facilitar el retorno venoso.
  • Evitan que la sangre se acumule en las venas de las piernas.
  • Previene que las várices aumenten de tamaño.
  • Evita que se hinchen los tobillos y los pies.
  • Previenen la aparicion de enrojecimiento o cambios en la piel.
  • Evitan que se desarrollen úlceras varocosas.

Todo esto ayuda que desaparezcan las molestias como el cansancio, el dolor y la pesadez

¿Cómo elegir las medias para várices más adecuadas?

 

Existen varios tipos de medias o calcetines para las várices.  Para elegir el más adecuado es necesario evaluar la magnitud y la localización de estas venas tortuosas.

Medias más adecuadas según la magnitud de las várices

 

Uno de los factores más importantes a tomar en cuenta al momento de seleccionar estas medias es el grado de las várices.

Las várices pueden ir desde pequeños vasos de color morado o azul llamados estallidos de cohete, hasta venas tortuosas prominentes muy dilatadas que se acompañan por hinchazón o cambios en la coloración de la piel.

Según el grado de afectación de la pared de la vena se requerirá una menor o una mayor compresión.  En este sentido existen tres tipos de medias para várices:

Medias de compresión leve

Ejercen una compresión de 10 a 17 milímetros de mercurio (mm Hg).Estas medias se conocen también como medias de descanso.  Como indica su nombre ejercen una compresión leve sobre la pierna, por lo que se utilizan para las várices en sus fases iniciales.  También se utilizan en personas que realizan actividad física, en personas con cansancio en las piernas, en mujeres embarazadas o en quienes deben permanecer mucho tiempo sentado o de pie ya que constituyen la mejor medida para prevenir la aparición de várices.

Medias de compresión moderada

Ejercen una presión mayor en la pierna, que va de 18 a 32 mm Hg.  Son el tipo de media ideal en los casos de várices leves a moderadas, en especial si hay hinchazón del tobillo.

Medias de compresión fuerte

Este tipo de várices ejercen una presión fuerte, por encima de los 32 mm Hg.  Se usan cuando hay várices severas o cuando hay complicaciones como los cambios en la piel (enrojecimiento u oscurecimiento) o la aparición de ulceras varicosas.  Estas medias no siempre son bien toleradas, a veces se hace difícil acostumbrarse a ellas.

Medias más adecuadas según la localización de las várices

 

Las várices pueden aparecer a nivel del tobillo, en la pierna, detrás de la rodilla o bien en toda la pierna incluyendo el muslo. La localización de las várices es un factor que determina si se deben usar medias cortas hasta la rodilla o medias largas que compriman también el muslo.

Con la finalidad de dar una opción de tratamiento a cada tipo de várices, existen tres tipos de medias o calcetines, estos son:

Medias y calcetines para várices en el tobillo y pierna

 

Medias cortas 

Las medias cortas llegan hasta la altura de la rodilla.  Son las más indicadas en las várices leves o que se localicen solo a nivel de la pierna.  Pueden estar confeccionadas en tejidos de nylon o lycra tipo media para dama y son el tipo más usado de medias para várices para mujeres.  También están disponibles en algodón tipo calcetín, estas son el tipo de medias para várices para hombres. Aunque los calcetines también son usados por las mujeres.

 

Medias y calcetines para várices en la parte posterior de la rodilla y muslo

Medias largas

Las medias o calcetines largos llegan más arriba de la rodilla, pueden cubrir parte del muslo o su totalidad.  Son el tipo de medias más cómodas. Pueden tener punta abierta o cerrada. Este tipo de medias son útiles cuando las várices se ubican por detrás de las rodillas (várices poplíteas) o llegan a la parte inferior del muslo. 

Por lo general se sujetan por bandas de silicón o bien mediante ligas.

 

Medias tipo panty

Este tipo de medias abarcan la totalidad de la pierna alcanzando la cintura y sujetándose al abdomen. Están indicadas cuando las várices abarcan toda la pierna.

Estas medias estan disponibles con un orificio en la zona del piso de la pelvis que facilita el proceso de micción y evacuación al no requerir quitarse las medias en estas situaciones.

En qué casos no deben usarse las medias de compresión

 

Estas medias se emplean para favorecer la circulación venosa.  Las personas con trastornos que afecten a la circulación arterial no deben usarlas.

Las personas con enfermedades que afecten la sensibilidad de las piernas, como la diabetes y las neuropatías, no deben usar estas medias.

Otras condiciones en las que no deben usarse estas medidas son cuando existan problemas inflamatorios de la piel, ulceras que no sean de origen varicoso o alergia a los tejidos que componen las medidas.

Consejos para usar adecuadamente las medias y calcetines para várices

 

Estas medias son muy firmes lo que hace que puedan ser algo difíciles de colocar. Se recomienda colocarlas por la mañana, tratando de permanecer con ellas todo el día.

Los siguientes consejos te ayudarán a colocártelas mejor y más fácilmente:

  • Acostarte con las piernas levantadas por unos 10 minutos antes de colocar las medias. Esta medida ayuda a drenar los líquidos lo que facilita colocar las medias.
  • Enrollar la media hasta la parte que corresponde al tobillo.
  • Calzar el pie, tratando de estirar mucho a nivel de los dedos, si es posible déjelas un poco suelta en la punta para que este más cómodo.
  • Al llegar al tobillo estirar hasta adaptarlas bien en esta zona.
  • Comenzar a desenrollar sobre la pierna evitando que queden pliegues.
  • En el caso de que se trate de una media panty se recomienda calzar una pierna hasta la rodilla, luego calzar la segunda pierna e ir subiendo ambas desde la rodilla hasta el muslo.

 

En este video podrás visualizar mejor como colocarte las medicas para várices.

 

Cómo quitar el dolor de las piernas por várices

El dolor en las piernas es una molestia muy común.  Con frecuencia es debido al cansancio por el ajetreo del día a día.  Sin embargo, en muchas personas su aparición se relaciona con factores como los problemas circulatorios y la aparición de cambios en las paredes de las venas que hacen que estas se dilaten apareciendo así lo que conocemos como várices.  En este articulo te explico que son las várices, porque ocurren y las mejores opciones que te enseñaran como quitar el dolor de las piernas por várices.

La mala circulación es una frase muy usada 

Por lo general se relaciona con los problemas que afectan a los vasos sanguíneos de las piernas que son de dos tipos, las arterias y las venas, ambos producen manifestaciones muy distintas. La enfermedad venosa es un trastorno más común en las mujeres, aunque también puede ocurrir en los hombres.  Es tan frecuente que 3 de cada 10 personas las tienen.  Por esto es importante tener información sobre este problema para prevenir su aparición.

¿Qué son las várices?

El principal problema que afecta a las venas de las piernas son las várices.  Esta condición se caracteriza por la aparición de un aumento de tamaño de las venas haciéndolas más visibles.

Las várices pueden ser de varios tipos. Desde unas venas moradas, como unas arañas, hasta troncos venosos tortuosos y dilatados que se vuelven prominentes.

El debilitamiento de la pared de las venas es el mecanismo que lleva a la aparición de várices.   Eso puede ocurrir por factores genéticos o por un aumento de la presión dentro de las venas por acumulación de sangre en su interior. Otras causas comunes son el embarazo y el uso de tratamientos hormonales, en especial el uso de medicamentos anticonceptivos.

La genética es inevitable, si tienes familiares con várices es posible que las tengas o llegues a desarrollarlas en algún momento.  Una buena noticia es que si adoptas medidas para evitarlas es posible que se presenten de forma leve o que incluso no aparezcan.

Por qué duelen las várices

La causa más común de las várices es la acumulación de sangre en su interior.  Esto ocurre cuando pasamos mucho tiempo de pie, en especial si no se hacen movimientos.  Una vez que las venas se dilatan ocurren cambios irreversibles en sus paredes.  El aumento de presión en su interior favorece la salida de líquido a los tejidos lo que produce la hinchazón conocida como edema.

Estos cambios son los que originan gran parte de los síntomas de las várices, como la pesadez, cansancio, calambres y sensación de inquietud.  En la medida que las várices se agravan aparecen manifestaciones como la hinchazón en los tobillos y cambios en el color de la piel, que se va oscureciendo e incluso puede presentar una erupción en forma de puntos rojos que pican mucho en los tobillos o en la parte inferior de la pierna.

Las alteraciones en la piel se deben a que el aumento de presión en los tejidos empeora aún más la circulación, con lo que esos tejidos dejan de recibir el aporte de oxígeno y nutrientes necesarios para que esta se mantenga sana.  Finalmente, la piel comienza a agrietarse y aparecen las úlceras, que son la forma más grave de enfermedad venosa. Estas úlceras son muy dolorosas, si no se cuidan adecuadamente pueden infectarse.

Las várices pueden inflamarse originando una flebitis

Las venas pueden inflamarse y ocasionar manifestaciones como el enrojecimiento y endurecimiento de su trayecto.  La inflamación de las várices se reconoce por la presencia de un cordón rojo, duro y caliente que se palpa bajo la piel en el trayecto de una vena.

La inflamación de las venas se conoce como flebitis y puede ocurrir en una várice cuando recibe un traumatismo o bien cuando hay un agravamiento en la circulación de la sangre.

Las flebitis también pueden ocurrir en venas ubicadas en otras partes del cuerpo.  Son frecuentes en los brazos y las manos cuando se realizan procedimientos que ameriten hacer una punción (extraer una muestra de sangre para realizar estudios de laboratorio o aplicar tratamientos por vía intravenosa).

¿Cómo se tratan las várices?

Existen muchas formas de tratar las várices. Los tratamientos disponibles ayudan a quitar el dolor de las piernas por várices, disminuir el tamaño y prevenir la aparición de úlceras.  Sin embargo, ningún tratamiento disponible cura la enfermedad.

La mejor forma de tratar es prevenir.  Lo ideal es adoptar medidas preventivas que ayuden a favorecer una buena circulación de sangre en las piernas, eso siempre será más fácil y efectivo que resolver el daño.

Medicamentos para las várices

Los medicamentos disponibles dirigidos a quitar el dolor de las piernas por várices actúan mejorando el tono de la pared de las venas evitando que éstas se dilaten.

Esos medicamentos también previenen la inflamación de la capa interna de los vasos sanguíneos (conocida como endotelio).  Esto contribuye a prevenir la formación de coágulos sanguíneos que puedan originar complicaciones como la trombosis o la tromboflebitis.

Los medicamentos más utilizados para tratar las várices son la diosmina, diosmina con hesperidina y dobesilato de calcio.

Los medicamentos para tratar las várices deben usarse en forma de ciclos, cada uno de un máximo de tres meses

Algunas veces se recetan medicamentos complementarios como el ácido acetilsalicílico (componente de la aspirina) en presentación de 81 mg o la pentoxifilina.  Estos tienen como objetivo hacer que la sangre sea más fluida lo que contribuye a mejorar la circulación y prevenir la aparición de complicaciones como la aparición de obstrucciones por fenómenos como la trombosis.  Sin embargo, estos medicamento no tiene ningún efecto directo sobre la pared de las venas.

Remedios naturales y homeopáticos

Existen remedios del tipo homeopático que son muy útiles para quitar el dolor de las piernas por várices, ellos son:

  • Aesculus.  Se obtiene de la planta castaño de Indias. Este remedio es muy útil en la congestión venosa, no solo de las várices de las piernas sino también de las venas del recto, cuyas várices se conocen hemorroides. Se puede usar tanto en gotas como en cápsulas una o dos veces al día.
  • Hamamelis.  Este remedio es útil en el caso que las várices se acompañen por moretones o pequeñas hemorragias, e igualmente cuando las venas varicosas son dolorosas.
  • Cola de caballo.  Esta planta se emplea habitualmente en forma de té o infusión.  Es muy útil para disminuir el edema o hinchazón en los tejidos, en especial la hinchazon de los tobillos relacionada con la presencia de várices.

Infiltrarse las várices: lo peor que puedes hacer

Infiltrar las várices es un tratamiento que va muy bien con el dicho: “Pan para hoy, hambre para mañana”

Las várices son conductos necesarios para que circule la sangre.  Al infiltrarlas estos se cierran y como la sangre debe seguir circulando tomará otro camino y dilatara otras venas.

Por esta razón las personas que se infiltran las várices pasan un tiempo sin venas visibles pero a los pocos meses notan que las venas vuelven a salir, y en la mayoría de los casos con un aspecto estético peor que el que tenían. Esto ocurre tanto si las infiltran con líquido esclerosante, con espuma o con láser.

Esta es la razón por la que yo nunca recomiendo que los pacientes se infiltren las várices.  Me atrevo a decir que casi todos los pacientes que conozco que lo han hecho se han arrepentido, de repente alguno que se infiltró una sola vena pequeña prominente puede que haya quedado completamente satisfecho, pero mientras más várices se infiltren peor.

Si estás pensando en someterte a un tratamiento de infiltración o esclerosis de várices, te recomiendo que busques entre tus conocidos quienes se han hecho este tratamiento y pídeles que compartan contigo su experiencia, incluso te invito a que la compartas en los comentarios.

Descubre cual es el tratamiento más efectivo para quitar el dolor de las piernas por várices

En materia de tratamiento de las várices no hemos progresado mucho, por lo que las mejores medidas, por ser más eficaces y menos dañinas son las mismas que aplicaba el antiguo médico Hipócrates: Elevar y comprimir las piernas.  Esto puede mejorarse al introducir otro factor: el ejercicio.

Conoce los ejercicios que te ayudarán a quitar el dolor de las piernas por várices

En las piernas las venas se distribuyen en tres grandes grupos: las venas profundas, las venas superficiales y las venas perforantes.  Estas últimas llevan la sangre desde el sistema superficial hacia el sistema profundo.

Todas estas venas se encuentran rodeadas por músculos, los cuales al contraerse actúan como una bomba que impulsa la sangre hacia arriba.

Esta función de bomba es un factor al que se le puede sacar mucho provecho como herramienta para quitar el dolor de las piernas por várices. De hecho, es la razón por la que actividades como el caminar, pedalear bicicleta o correr son tan beneficiosas para la circulación de las piernas. Los ejercicios en agua también son muy beneficiosos para la circulación venosa.

A este efecto se debe realizar dos tipos de ejercicios: los ejercicios de fortalecimiento y los ejercicios de Burger.  Los fortalecimientos permiten mejorar la masa muscular que ayudara a tener músculos más firmes y fuertes que actuaran más efectivamente.  Los ejercicios de Burguer son una técnica en la que se favorece la circulación de retorno en las piernas. En el siguiente video te explicamos cómo efectuar estos últimos ejercicios.

Descubre los mejores tratamientos y ejercicios para aliviar el dolor, la pesadez y la hinchazón en las piernas producidas por las váricesHaz click para twittear

Compresión, una medida antigua que sigue siendo muy efectiva

La compresión es el único tratamiento capaz de evitar la progresión de las várices, aliviar las molestias y prevenir la aparición de los cambios en la piel incluyendo el desarrollo de úlceras.  Así que constituyen una forma eficaz de quitar el dolor de las piernas por várices.

La mejor forma de aplicar compresión es mediante el uso de medias especiales para várices.  También son conocidas como medias de descanso o medias de compresión.   Estas medias suelen estar más ajustadas a nivel de tobillo y ejercer menos presión a nivel de la rodilla.  Esto origina un gradiente de presión que favorece que la sangre fluya desde abajo hacia arriba.  Esta compresión evita además que la vena se dilate.

Existen muchos tipos de medias que varían tanto en la magnitud de compresión que aplican (leve, moderada o intensa) así como según su longitud.  Algunas llegan hasta la altura de la rodilla, unas hasta medio muslo y otras son tipo panty.  La altura dependerá de si las várices se ubican solo en las piernas o alcanzan también los muslos.

Las medias para várices deben ser colocadas en la mañana antes de levantarse de la cama, ya que así resulta más fácil dado que las piernas aun no estarán hinchadas.  Si se usan diariamente deben cambiarse al menos cada seis meses o cuando pierdan su capacidad de compresión.

¿Quieres saber más sobre las medias para várices y cuál es el tipo mas adecuado para ti de acuerdo con tus síntomas?

Te invito a leer el artículo:

 Medias para várices:  El mejor tratamiento para los problemas circulatorios de las piernas

Al comparar las medias de presión leve con las de compresión fuerte ambas resultan iguales de efectivas al quitar el dolor y disminuir la hinchazón, sin embargo las medias de baja compresión resultan siempre más cómodas

Las 7 claves para quitar el dolor de las piernas por várices

Después de revisar toda la información sobre las distintas opciones de tratamiento disponible para las várices, podemos decir que hay 7 medidas que debes adoptar para quitar el dolor de las piernas por várices:

  1. Evitar permanecer de pie por largos períodos de tiempo. Procura alternar entre tareas que te permitan moverte o sentarte.
  2. Usa medias de compresión todo el tiempo que sea posible, incluso aunque no tengas que permanecer de pie por mucho tiempo.
  3. Realiza actividad física aeróbica de forma regular, mantén los músculos de las piernas bien tonificados.
  4. Realiza los ejercicios de Buerguer Allen mostrados en el video varias veces por semana, incluso dos veces al día si tienes várices pronunciadas.
  5. Toma los medicamentos para mejorar el tono de la pared de las venas por un tiempo máximo de 3 meses, al terminar cada ciclo puedes mantenerte con tratamientos homeopáticos o naturales como el aesculus y el hamamelis.
  6. Mantente en tu peso ideal.
  7. Evita el uso de ropa ajustada y fajas que compriman el abdomen. Esto afecta el retorno venoso aumentando la presión en las venas de las piernas favoreciendo que se dilaten.

 

Quiero compartir contigo los mejores consejos y una guía de ejercicios que te ayudaran a mejorar la circulación de tus piernas

 

Cómo mejorar la circulación y prevenir las várices

Te invito a descargar mi EBOOK GRATUITO

COMO MEJORAR LA CIRCULACION Y PREVENIR LAS VARICES

Haz click aquí para descargarlo