Todo sobre la Artrosis, la enfermedad articular más frecuente

La artrosis es un trastorno que prácticamente vamos a padecer todas las personas. Se estima que 80 % de los mayores de 70 años tienen artrosis. Afecta a los cartílagos de las articulaciones, lo que las vuelve rugosas originando así sus dos principales síntomas: el dolor y el traquido, que de forma característica siempre se agravan con los movimientos. Por suerte, contamos con tratamientos que ayudan a aliviar el dolor y reparar los cartílagos. El conocimiento de esta enfermedad puede permitir además realizar cambios en el estilo de vida.  Esto es de gran utilidad para atenuar su intensidad e incluso prevenir su aparición.

La Artrosis es una enfermedad que afecta a la articulación y se origina por el desgaste del cartílago articular. Se trata de un tejido que recubre a los huesos en los sitios en los que estos entran en contacto entre sí.  Esto con la finalidad de facilitar el deslizamiento de unos sobre otros durante el movimiento y también absorber el impacto.

La lesión del cartílago ocurre por varios mecanismos. Principalmente la lesión directa por traumatismos durante caídas o por lesiones deportivas, la sobrecarga mecánica por esfuerzos al levantar o trasladar pesos o bien por factores como el sobrepeso y la obesidad, un tercer mecanismo lo constituyen los esfuerzos posturales que ocurren cuando se mantienen posturas inadecuadas por largos períodos de tiempo.

Este proceso ocurre en el transcurso de los años. Con el paso del tiempo el cartílago se va lesionando cada vez más hasta que inician los síntomas. En el caso de las lesiones deportivas se ha visto que la artrosis comienza a manifestarse aproximadamente unos 10 años después de ocurrida la lesión.

Las principales manifestaciones de la artrosis son el dolor y el traquido con los movimientos, que mejoran o desaparecen con el reposo.   Las articulaciones adoloridas pueden tener también rigidez que suele mejorar al hacer movimientos. Por lo general los médicos que trabajamos con ancianos estamos acostumbrados a que los pacientes vengan a consulta con una frase jocosa: “vengo a consulta porque estoy crocante” lo que se debe al crujido de sus articulaciones.

La artrosis puede ser de varios tipos

Existen varios tipos de artrosis según su localización. Esta enfermedad puede afectar a cualquier articulación, bien sea unilateral o bilateralmente. Su ubicación depende directamente del tipo de actividad laboral y actividad física que desarrolló el sujeto durante la vida.

Sus principales localizaciones son:

Artrosis de las manos. Es una de las formas más frecuentes es la artrosis. Se relaciona con actividades como las manualidades, la cocina y el trabajo con herramientas. Esta forma de la enfermedad es más frecuente en las mujeres, tiene un gran componente hereditario.

Espondiloartrosis. Es la forma de artrosis localizada en la columna vertebral. Se presenta con más frecuencia en el segmento cervical y el lumbar. La artrosis de la columna cervical se relaciona con actividades como el trabajo con el cuello flexionado (postura muy común al trabajar con computadores), personas que deben leer o escribir mucho, trabajos de precisión que ameritan atención o llevar a cabo actividades recreacionales como ver televisión acostado en la cama con varias almohadas bajo la cabeza. La artrosis de la columna lumbar se asocia con permanecer mucho tiempo sentado, llevar a cabo actividades con impacto como algunos deportes en donde se debe correr y saltar, así como con actividades laborales como ser chofer.

Artrosis del hombro. Es propia de personas que deben levantar el brazo por encima de la cabeza de forma sostenida como las amas de casa que deben limpiar u ordenar objetos en sitios altos y los maestros y profesores que escriben en pizarrones, también se asocia con prácticas deportivas como el beisbol, el tenis, lanzamiento de disco y jabalina.

Artrosis de cadera. Esta forma es más frecuente en el hombre que en la mujer, ocurre por sobrecarga mecánica por sobrepeso o permanecer mucho tiempo de pie.

Artrosis de la rodilla. A diferencia de la artrosis de cadera, la artrosis de la rodilla es más frecuente en las mujeres y se asocia directamente a factores como el sobrepeso y la obesidad.

Artrosis del dedo Hallux. Esta forma es conocida comúnmente como juanete.  Es mucho más frecuente en mujeres y constituye una lesión producto del uso de zapatos de puntas y tacones altos.

Artrosis generalizada. Es una forma mas severa de la enfermedad que se caracteriza por abarcar varios grupos de articulaciones simultáneamente. La artrosis generalizada y la artrosis de las manos son las formas de artrosis con mayor componente hereditario.

Diagnóstico de la artrosis

artrosis

Esta enfermedad tiene un curso y unas manifestaciones muy características.  Su diagnóstico basa en la historia y en el examen físico del paciente. También es importante la historia familiar, ya que la artrosis de las manos tiene un importante componente hereditario.

 

Muchas veces se solicitan estudios de imagen que permiten visualizar mejor los articulaciones para establecer el grado de lesión existente. Los estudios mas utilizados son las radiografías y la tomografías.

La resonancia magnética es un estudio de imagen que se solicita en el caso de artrosis de la columna vertebral. Esta imagen

permite una mejor visualización de los tejidos blandos por lo que ayuda a evaluar si hay compromiso de las raíces nerviosas que emergen de la médula espinal o lesión de los discos intervertebrales asociadas a la espondiloartrosis.

Más recientemente contamos con imágenes obtenidas por ultrasonido musculo esquelético.  Son de gran ayuda para evaluar la integridad de articulaciones como las de los dedos de las manos, muñecas y hombros.

Te invito a leer el articulo ¿Cómo se hace el diagnóstico de la artrosis? , allí encontrarás más información sobre como diagnosticar esta enfermedad.

Tratamiento de la artrosis

La artrosis tiene un esquema de tratamiento muy amplio, que dependerá de su magnitud.

1. Control de la enfermedad. Muchas veces la artrosis se relaciona con la presencia de otros trastornos que deben ser controlados para poder frenar su progreso.

2. Cambios en el estilo de vida. para poder mejorar los síntomas relacionados con esta enfermedad es importante disminuir la sobrecarga sobre las articulaciones. Esto se logra al adoptar medidas como bajar de peso, evitar los esfuerzos y malas posturas, no cargar ni trasladar peso excesivo, usar zapatos adecuados, evitar los traumatismos y sobre todo las caídas. En el caso de la artrosis de las rodillas esta se encuentra directamente relacionada con la obesidad. Otro factor que esta relacioinado

3. Tratamiento. Este se basa en el uso de medicamentos para controlar el dolor, así como fármacos y suplementos que ayudan a reparar el cartílago articular (como la glucosamina con chondroitin). Un mineral que es de gran ayuda en el tratamiento es el magnesio. Los medicamentos se complementan con terapias locales.  Estas incluyen la aplicación de ozono dentro de las articulaciones, tratamiento conocido como ozonoterapia, terapia del dolor basada en infiltraciones o en la terapia neural y la aplicación de plasma rico en plaquetas.

4. Rehabilitación. La rehabilitación o fisioterapia es necesaria para ayudar a fortalecer los músculos, ya que ellos son un soporte importante para la articulación que ayudan a mantenerla estable.  Igualmente la fisioterapia busca recuperar los rangos de movimiento. Esto último es importante para evitar que progresen las lesiones. Un ejemplo muy común de esto ocurre en la artrosis de rodilla, en la que es posible que esta articulación no se estire completamente lo que hace que la pierna actué como si fuera mas corta.  Esto ocasiona molestias en la columna lumbar y su desgaste si no se trata adecuadamente.

5. Cirugía. Cuando la artrosis no se trata adecuadamente y progresa, puede llevar al daño de la articulación lo que puede corregirse con cirugía. Esta es de dos tipos, la cirugía ortopédica que ayuda a reparar un poco el cartílago y corregir la deformidad o la cirugía de reemplazo articular en la que el extremo de los huesos es reemplazado por prótesis de titanio.

¿Es posible prevenir la artrosis?

La Artrosis es una enfermedad que puede prevenirse si se adoptan medidas tempranas para el cuidado articular. Algunas recomendaciones que le ayudaran a prevenir padecer de artrosis son:

Evite los esfuerzos físicos. Seguramente usted podrá pedir ayuda o usar una herramienta que le permita esforzarse menos.

No cargue demasiado peso. Cargar y trasladar objetos pesados origina una sobrecarga para sus articulaciones. Trate de distribuir el peso entre ambas manos, acerque el peso al pecho abrazándolo o use un carrito para trasladarlo.

No permaneza mucho tiempo en la misma posición. Aunque una postura sea adecuada,. mantenerla por mucho tiempo afectara a sus articulaciones.

Trate de intercalar entre distintas tareas a lo largo del día. Esto le ayudara a usar distintos músculos y articulaciones.

Use zapatos adecuados, especialmente para caminar o permanecer de pie. El uso de zapatos de tacón alto son la principal causa del juanete. Se trata de una deformidad que constituye una forma de artrosis muy dolorosa que afecta al dedo gordo del pie.

Mantenga su peso. El sobrepeso y la obesidad son la principal causa de artrosis de las rodillas.

Evite el sedentarismo. Realice actividad física regular.  Prefiera algún tipo de actividad de tipo aeróbico como las caminatas e incorpore ejercicios de resistencia con pesas o ligas. Los músculos juegan un importante papel como protectores y estabilizadores de las articulaciones. Si no sabe como comenzar le invitamos a leer el articulo Beneficios del ejercicio para las articulaciones.

Mantenga una alimentación saludable. Incluya alimentos como los brócolis y la gelatina, ambos tienen un efecto beneficioso sobre el cartílago articular. Existen varios alimentos que ayudan a desinflamar las articulaciones.

¿Te ha sido de utilidad este artículo?
[Total: 0 Average: 0]

1 thought on “Todo sobre la Artrosis, la enfermedad articular más frecuente”

Deja un comentario