Tramadol en el tratamiento del dolor

Tramadol es uno de los medicamentos más usados para el tratamiento del dolor de intensidad moderada a severa.

Es un fármaco muy prescrito que produce algunos efectos adversos que pueden llevar a que el paciente descontinúe su uso por su cuenta. 

Este medicamento lo he usado por años en mis pacientes, de forma segura y con excelentes resultados. Lamentablemente he visto como una mala información ha llevado a que muchas personas le tengan desconfianza, especialmente por comentarios mal manejados en los grupos de facebook (no tengo nada en contra de los grupos, de hecho tengo uno).

Por esta razón mi querido lector, hoy quiero traerte toda la información sobre este medicamento, para que sepas que tomas, por qué lo tomas, cómo debes tomarlo y que esperar con su uso, puedes compartirla si quieres.  Recuerda que al final puedes dejar tus dudas y comentarios, con gusto responderé.

 

¿Qué es el tramadol?

El tramadol es un medicamento analgésico, esto quiere decir que tiene la capacidad de aliviar el dolor.

Es una molécula que pertenece a un grupo de medicamentos analgésicos potentes, se trata de los opiodes, que son medicamentos similares a la morfina.  El tramadol entra en la clasificación de opioide débil, ya que si bien es parecido a la morfina sus efectos son mucho más suaves.

 

¿Para que sirve el tramadol?

El tramadol se usa en el tratamiento de algunos tipos específicos de dolor:

Estos problemas tienen en común que el dolor es de fuerte intensidad, esto quiere decir que medicamentos como el paracetamol o los analgésicos anti inflamatorios (AINES) no logran aliviarlo de forma adecuada.

Por lo general el tramadol se prescribe luego de cuantificar de forma adecuada el grado de dolor que tiene el paciente.

 

¿Cómo se puede medir el dolor?

El dolor es una experiencia subjetiva, por lo que se hace necesario adoptar una serie de escalas que permitan cuantificar de alguna manera la intensidad del dolor1, tanto para establecer su magnitud  inicial, como para poder evaluar la respuesta al tratamiento.

Esta información es imprescindible para guiar la toma de decisiones de forma adecuada en cada caso particular, siendo clave para poder ir ajustando el tratamiento de cada paciente.

Un adecuado abordaje del dolor es un derecho de todo paciente.  En especial si se toma en consideración el enorme impacto del dolor crónico sobre factores tanto físicos como psicológicos que repercuten directamente sobre su calidad de vida, afectando además su capacidad de llevar a cabo una vida productiva e independiente.

 

Escalas para medir el dolor

Una forma de poder medir de alguna forma la intensidad del dolor es mediante la escala visual análoga.

Es una escala de va del 1 al 10, en la que el paciente debe asignar un puntaje a su dolor. En esta escala un puntaje de 0 equivale a la ausencia de dolor, mientras que 10 es el dolor más intenso que la persona haya sentido.

El tramadol puede usarse en pacientes con un dolor que alcance los 6 o 7 puntos en adelante.

Tramadol en el tratamiento del dolor

 

Dolor articular

En relación con el dolor articular, trastornos como la artrosis u osteoartritis afectan a un gran porcentaje de la población con edad superior a los 65 años, produciendo dolor crónico ubicado principalmente en las manos, caderas y rodillas.

El tratamiento inicial del dolor asociado con artrosis incluye al acetaminofén ó paracetamol, los anti inflamatorios deben emplearse solo para tratar las crisis por un corto tiempo. El tramadol se usa cuando el dolor persiste 2

Los pacientes afectados por osteoartritis suelen tener diversas enfermedades crónicas asociadas, principalmente de tipo cardiovascular, por lo que un gran número pudiera estar recibiendo tratamiento antiagregante plaquetario con ácido acetilsalicílico (aspirina infantil) al momento de su evaluación. 

Este grupo de pacientes no deben recibir tratamiento con AINE dado el alto riesgo de desarrollar hemorragias, gastritis, úlceras gástricas y afectación en el funcionamiento de los riñones, por lo que resulta más seguro el manejo del dolor con tramadol, cuando no se logra controlar el dolor con acetaminofén.

 

Dolor lumbar crónico 

El dolor lumbar es una condición muy común que afecta entre el 80 y 90% de la población.

Tras un episodio inicial pueden ocurrir crisis de dolor que llevan a que este se perpetúe en el tiempo. Esto se relaciona con el desarrollo de procesos degenerativos de la columna lumbar,  así como con la sensibilización de las vías dolorosas, con los consiguientes cambios a niveles del sistema nervioso central que llevan a que la persona sienta  dolor en ausencia de un estímulo o de un daño que lo explique.

El uso de tramadol está recomendado para el alivio del dolor en pacientes con dolor lumbar crónico. Los AINE, que son los fármacos más usados,  deben emplearse sólo en el caso de crisis o reagudizaciones por períodos de tiempo breves.3

Los opioides débiles, como el tramadol, son más seguros que los analgésicos anti inflamatorios para su uso a largo plazo.

  

Dolor neuropático 

El tramadol además de su efectos analgésicos, es capaz de aumentar los niveles de algunos neurotransmisores, como la serotonina y norepinefrina.  Esto lo lleva  a tener la capacidad de aliviar el dolor relacionado con el daño a estructuras del sistema nervioso como los nervios, que corresponden a un tipo de dolor conocido como neuropático.4

Los neurotransmisores son moléculas que sirven como mensajeros entre las células del sistema nervioso. Al modificar los niveles de los neurotransmisores pueden ocurrir cambios como por ejemplo el alivio del dolor

Este tipo de dolor es el que se encuentra presente en personas afectadas por trastornos como:

  • Neuropatía diabética
  • Neuralgia postherpética
  • Neuralgia del trigémino
  • Neuralgia de Arnold
  • Dolor en miembro fantasma
  • Síndrome del túnel del carpo

 

Dolor por cáncer

Se estima que cerca de la mitad de los pacientes con cáncer presentan dolor al momento del diagnóstico, cifra que se eleva a casi un 95% al alcanzar la fase terminal de la enfermedad.

El dolor por cáncer, llamado dolor oncológico es muchas veces de tipo nociceptivo, es decir, se debe a la lesión de los tejidos afectados por el tumor. Sin embargo, un grupo sustancial de pacientes presenta dolor de tipo neuropático, relacionado con la compresión o lesión de plexos o raíces nerviosas por el mismo tumor, así como con el desarrollo de neuropatía (lesión de los nervios) como efecto secundario de los fármacos usados en las personas que reciben tratamiento con quimioterapia. 

En el caso del dolor articular, muchas veces se presentan cuadros de dolor mixto en el que el dolor nociceptivo, producto de lesiones de los elementos que conforman la articulación, se combina con un componente neuropático secundario a lesiones de estructuras nerviosas cercanas. Esta situación es muy común en condiciones como la artrosis de la columna vertebral o espondiloartrosis, las listesis y las hernias discales.

El uso de tramadol alivia tanto el dolor como los trastornos de la sensibilidad que acompañan al dolor neuropático, como es el caso de las parestesias (sensaciones como hormigueo, corrientazos, ardor, quemazón) y el dolor evocado por el tacto suave (alodinia), lo que se relaciona con su efecto analgésico que se produce a nivel del sistema nervioso central.4

Principales presentaciones

El tramadol se encuentra disponible en varias presentaciones:

Tramadol en gotas

Esta presentación se usa cuando se busca dar dosis extras de rescate en una persona que toma dosis fijas con comprimidos o cápsulas.  También se usa en niños, en ancianos o en quienes tienen dificultades para tragar.

Tramadol en comprimidos o cápsulas

Es la presentación más usada. La misma se encuentra disponible en varias concentraciones, o en formas de liberación prolongada, de acuerdo al requerimiento de cada paciente.

Tramadol en combinacion con paracetamol

Esta presentación combina una dosis más baja de tramadol con paracetamol. Esto busca potenciar el efecto analgésico usando una menor concentración del medicamento, lo cual disminuye la incidencia de efectos adversos.

Tramadol inyectable

Las presentaciones inyectables están disponibles para uso intramuscular o intravenoso.  Son de uso hospitalario o cuando se requiere un rápido inicio de acción.

 

Tramadol: dosis

Las diversas presentaciones brindan la posibilidad de contar con dosis que van desde 37,5 hasta 400 mg. Estas dosis se deben ir ajustando tanto para arriba como para abajo a lo largo del tratamiento.

La dosis a emplear se puede administrar desde una hasta cuatro veces al día, según indique el médico tratante.

Este es un medicamento delicado por lo que en ningún caso debe usarse sin prescripción y vigilancia de un médico

 

Efectos secundarios del tramadol

Los principales efectos secundarios del tramadol incluyen molestias como los mareos, somnolencia, estreñimiento y sudoración.5

La adicción a este medicamento no es descrita como algo común en los estudios clínicos, sin embargo los autores recomiendan que este medicamento debe usarse en un horario establecido y no a libre demanda en caso de dolor (es decir, cada 12 o cada 8 de forma fija), esto con el fin de disminuir el riesgo de generar adicción.6

Principales efectos adversos del Tramadol

 

  • Somnolencia
  • Mareos
  • Estreñimiento
  • Sequedad en la boca
  • Sudoración
  • Disminución de la presión arterial

 

Recomendaciones para un uso más seguro del tramadol

Este medicamento debe usarse cuando un médico lo indique y lo supervise.  Quienes lo tomen de forma regular deberán tener un control periódico para ajustar la dosis y monitorear los efectos adversos que puedan presentarse.

Referencias Bibliográficas

  1. Jensen MP, Karoly P, Braver S. The measurement of clinical pain intensity: a comparison of six methods. Pain 1986; 27:117– 126.
  2. Hochberg M et al. American College of Rheumatology 2012 Recommendations for the Use of Nonpharmacologic and Pharmacologic Therapies in Osteoarthritis of the Hand, Hip, and Knee. Arthritis Care & Research Vol. 64, No. 4, April 2012, pp 465– 474.
  3. Ruoff GE, Rosenthal N, Jordan D, Karim R, Kamin M. Tramadol/acetaminophen combination tablets for the treatment of chronic lower back pain: a multicenter, randomized, double-blind, placebo-controlled outpatient study. Clin Ther 2003, 25(4): 1123-41.
  4. Sindrup S, Andersen G, Madsen C, Smith T, Brosen K, Jensen T. Tramadol relieves pain and allodynia in polyneuropathy: a randomised, doublé-blind, controlled trial. Pain 83 (1999) 85-90.
  5. Peloso P, Fortin L, Beaulieu A, Kamin M, Rosenthal N. Analgesic efficacy and safety of Tramadol/Acetaminofén combination tablets (Ultracet) in treatment of Chronic Low Back Pain: A multicenter, outpatient, randomized, double blind, placebo controlled trial. The Journal Of Reumatology 2004; 31:12, 2454-63.
  6. European guidelines for the management of chronic non-specific low back pain. (2014).
  7. Arbaiza D, Vidal O. Tramadol in the Treatment of Neuropathic Cancer Pain A Double-Blind, Placebo-Controlled Study Clin Drug Invest 2007; 27 (1).
¿Te ha sido de utilidad este artículo?
[Total: 2 Average: 5]

Deja un comentario